Una diputada del PP exige el cese de los presidentes del Adif y de Renfe

|

Los sueldos de los presidentes del Adif y de Renfe están muy por encima de la media y es así porque deben asumir grandes responsabilidades que aparejadas al cargo y al salario. Un argumento claro y conciso que utiliza la diputada del PP en la Asamblea de Madrid, María Teresa Gómez-Limón Amador, para exigir que ambos dirigentes cesen en sus cargos.
Sin embargo, tras el accidente de tren de Santiago del pasado 24 de julio en el que murieron 79 personas y más de un centenar resultaron heridas, ni Gonzalo Ferre, presidente del Adif, ni Julio Gómez-Pomar, de Renfe, han presentado sus renuncias ni tampoco han sido cesados.
Gómez-Limón, herida en el accidente de tren, consideró que la responsabilidad de lo ocurrido  la noche del 24 de julio no se limita al conductor, sino que llega a los máximos responsables del Ministerio de Fomento.
La dirigente popular, que ese día regresaba a Ferrol, donde pasaba las vacaciones con su familia, después de asistir a un Pleno de la Asamblea de Madrid, indicó que la ministra de Fomento, Ana Pastor, “tendría que haber cesado” a Ferre y Gómez-Pomar, “en principio por asunción de responsabilidades políticas, al margen de que lo penal ya se verá en el juzgado”.

Responsabilidades penales
“Yo no digo que sean responsables penales, eso lo tendrá que decir el juzgado, pero responsables civiles y responsables políticos, por supuesto”, manifestó Gómez-Limón.
A su juicio, ambos presidentes “son personas que cobran unos altísimos sueldos precisamente por su gran responsabilidad y eso quiere decir que luego responden porque son la cabeza más alta de la compañía”.
Afirmó que el conductor es responsable porque “él mismo lo ha admitido, se ha despistado, ha tenido una imprudencia, lo que sea”, pero “no es el único responsable”.
“En un tren que alcanza los 300 kilómetros por hora no me sirve, que vaya solo un conductor, porque hasta hay autobuses que llevan el conductor y el ayudante, pero al margen de eso, es que los sistemas de seguridad no había ninguno”, declaró.
Calificó como un “engaño” que cuando se inauguró la línea se asegurase que iba a disponer de todos esos sistemas de seguridad y tampoco está conforme con que “hayan puesto a los tres días del accidente una serie de normativa y de señalización”, que “tres días antes hubieran evitado 79 muertos”.
Sobre Pastor indicó que “tenía que haberse preocupado de ver si la seguridad era buena”. “Don José Blanco (ministro de Fomento socialista), cuando cortó la cinta lo hizo sin la seguridad debida y eso me parece un fraude.
La popular indicó que no sabe cómo serán recibidas estas declaraciones en su partido, pero entiende que eso no es lo determinante, “cuando lo que está en cuestión es la vida y la muerte”, cuando ha habido 79 muertos.
“La crítica no es un problema de color, es un problema de que los ciudadanos tenemos derecho a la seguridad, ante todo, ante cualquier partido”, argumentó.
Por su parte, la ministra rehusó a contestar a la diputada y reiteró que Fomento desea “que se conozca toda la verdad y todas las causas” porque se le debe “a las víctimas y sus familiares”. n

Una diputada del PP exige el cese de los presidentes del Adif y de Renfe