“Presiento que pronto me saldrá un buen lanzamiento”

Belén Toimil confía en mejorar sus marcas en lo que resta de campaña
|

 

Los Juegos del Mediterraneo le brindaron hace dos años a Belén Toimil una meritoria medalla de plata en lanzamiento de peso que ahora la joven mugardesa espera repetir de nuevo en el marco de una cita que este fin de semana la llevará a Túnez. Subir al podio es una aspiración importante, aunque su verdadero objetivo pasa por alcanzar los 16,40 que le permitan asegurar su presencia en el Europeo de Ámsterdam. Hace unas semanas, tirando con el Playas de Castellón en la Liga de clubes ya rondó los 16 metros –se quedó en 15,99– y ahora se ve con fuerzas y confianza para mejorarlos.

- ¿Cómo se encuentra para esta cita?
- La temporada de pista cubierta la empecé como una montaña rusa. Iba muy insegura a las competiciones, me costaba coger el ritmo. Me ponía nerviosa y en vez de relajarme y hacerlo como sabía, iban cambiando cosas sobre la marcha. Pero ahora estoy mejor, más centrada, segura y concentrada. Estas dos últimas competiciones me encontré muy cómoda y poco a poco van saliendo las marcas que queremos. Tengo el convencimiento de que en breve puede salir un lanzamiento bueno.

- Por lo que dice, ha tenido muchos frentes abiertos esta temporada.
- Sí, yo siempre he desplazado poquito y cuanto más lo hagas más velocidad y fuerza generas y más lejos va la bola. Así que he estado haciendo ejercicios específicos para mejorarlo a nivel técnico.

- ¿Ha sido ese cambio técnico el que la ha tenido en jaque y ha provocado su falta de confianza?
- Es difícil decirlo. Nosotros trabajamos para interiorizar la técnica de lanzamiento, para que sea un gesto automatizado, pero hay que aprenderlo de forma correcta y para ello debes analizarlo y corregir cosas. Llega un momento en el que, al tener que prestarle atención, pierdes ese automatismo y no sabes muy bien cómo tienes que hacer para que te salgan las cosas. Otras no hay un motivo. Yo, hace unos cinco años, tenía mucha facilidad para darle de dedos al peso –en última instancia la bola se impulsa con los dedos haciendo palanca–, así que salía como una bala. De repente, lo perdí. Me costaba sentir que le transmitía toda la fuerza como debía. Puedes estar muy fuerte, desplazar muy bien, pero si luego no sale de la mano como debe hacerlo no vas a ninguna parte. Ahora vuelvo a sentirlo, noto que disfruto y eso me da seguridad. En Castellón hice 15,99 metros y disfruté el tiro como si hubiese hecho una gran marca... Esa seguridad, unida a la mejoría en el desplazamiento y que me siento fuerte es lo que me hace confiar en que puede salir algo bueno.

- La temporada estará marcada por si alcanza el Europeo pero, al margen de ello, ¿está satisfecha como evoluciona su carrera?
- Yo esperaba estar más cerca de los 17 metros, pero hubo un año desde que estoy en el CAR de León –lleva cuatro campañas– que no mejoré mis marcas. Así que ahora voy con pies de plomo, por si me pasa lo mismo. Ya no es una obsesión. Mi objetivo no son los Juegos Olimpicos de Río, ni mucho menos. Quizá, si se me dan las cosas bien, los de Tokio, dentro de cuatro años, que me cogerán con 26 y es cuando un lanzador de peso empieza a hacer buenas marcas, Pero hasta entonces, a lo que aspiro es a esforzarme todos los días.

“Presiento que pronto me saldrá un buen lanzamiento”