“Los técnicos de la Fetri cada vez confían más en mí”

Inés Santiago ha participado en la última campaña en numerosas pruebas de carácter internacional | Fetri
|

Tenaz y muy trabajadora son las palabras que más repiten los que la rodean cuando se refieren a Inés Santiago (Ferrol, 1997). La joven sonríe y no rehúye de estas palabras. Reconoce que quizás sea cierto que su capacidad de trabajo sea lo que mejor la define. Un trabajo constante, silencioso y sin alardes, pero contundente que la ha situado como una alumna aventajada de la nueva hornada de triatletas españolas que tratan de hacerse un hueco en el espacio internacional. Hablar de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 es precipitado. Para Inés Santiago el futuro es hoy y eso pasa por disfrutar de los últimos días de vacaciones en Ferrol antes de regresar a finales de semana a Madrid para volver al trabajo. “Estoy deseando”.

Acaba de terminar una temporada y ya está pensando en la siguiente. ¿Le ha dado tiempo a desconectar?
Sí, necesitaba un cambio de aires completo. Ir a la playa, aprovechar para estar mucho con la familia. Las vacaciones siempre son cortas y acabarlas se hace duro, pero también estoy deseando volver a la rutina.

La anterior fue una campaña de muchos cambios. ¿Cómo valora su estreno en categoría sub 23?
Fue básicamente de aprendizaje. Las pruebas son más duras y exigentes, no te puedes relajar en ningún momento. Yo estoy satisfecha, porque empecé lesionada pero, al final, pude participar en todas las competiciones que, junto con mis técnicos, me había puesto como objetivo: el campeonato del Mundo, varias Copas del Mundo y de Europa. La valoración es positiva porque conseguí mi primer podio internacional –fue segunda en la Copa de Europa de Melila– y acabé entre las cien mejores del ranking internacional, como me había propuesto.

Fue también el año de su salto a la distancia olímpica y de su consolidación internacional.
Sí, esos eran también dos de los retos. Quería competir más y hacerlo fuera, además de adaptarme a la distancia olímpica. Este año tuve tres triatlones largos muy seguidos y me han servido para ver que puedo hacerlo, que no hay que tenerle miedo.

Y todo esto a pesar de que empezó la campaña lesionada.
Sí, me perdí casi dos meses al principio de la temporada por un problema en el psoas y eso me impidió centrarme en la parte técnica como me habría gustado. Fue duro estar parada, con todo el mundo a mi alrededor entrenando, pero me refugié en los estudios y aproveché para sacar todas las asignaturas que quería.

¿Ha notado mayor exigencia a su alrededor?
Yo sé que la exigencia es mayor, pero los técnicos de la Federación tratan de no transmitírnosla. Lo que sí he notado es que cada año tienen más confianza en mí y eso sí es importante.

Efectivamente, se ha convertido en una de las fijas en la selección nacional, ¿nota más presión?
Esta temporada puede que no haya conseguido grandes resultados, pero he sido de las más regulares. Siempre he estado en el grupo de delante o cerca de él y he acabado aunque no tuviese un buen día o me hubiese caído. Creo que eso es lo que han valorado en la federación para contar conmigo. No pienso mucho en eso de la presión, creo que esa es la clave para no ponerme nerviosa.

En una semana estará entrenando, ¿cómo se presenta la temporada que viene?
Es pronto para saberlo. Espero que sea un año como el anterior. Me gustaría repetir en las Copas del Mundo, seguir haciéndolo bien en las de Europa. asentarme en categoría elite y ser de las primeras españolas en el ranking.

¿Todo ello pensando en Tokio 2020 o todavía le queda eso muy lejos?
La verdad es que se empieza a hablar de ello en el entorno, porque realmente no queda mucho, pero en triatlón pueden pasar muchas cosas en una temporada. Es cierto que lo veo cada vez más cerca y sí, veo que podría estar ahí... pero hay tantos factores que pueden afectar que prefiero no pensarlo mucho todavía. l

“Los técnicos de la Fetri cada vez confían más en mí”