El Museo Reina Sofía reúne a artistas y amigos de Eduardo Arroyo

|

El Museo Nacional de Arte Reina Sofía ha acogido este martes un homenaje al artista español Eduardo Arroyo en el que artistas, ensayistas, críticos y comisarios de arte han recordado la obra del multidisciplinar artista, que falleció el pasado 14 de octubre en Madrid a sus 81 años.


Trufado de anécdotas personales del artista, el acto ha girado en torno a la capacidad de trabajo de Arroyo y del desarrollo de su carrera como exiliado en Francia y a su vuelta a España. De su etapa en París han hablado especialmente los invitados galos, que han acudido a la capital española para recordarle.

De Arroyo se ha recordado su afición al boxeo, sus recomendaciones a los coleccionistas de arte e incluso un divertido encuentro con la soprano griega María Callas. "Estábamos en Nueva York, y nos encontramos con María, que estaba con un hombre. Eduardo la saludó y acto seguido María soltó a ese hombre y abrazó a Eduardo. Así era él", ha rememorado Bruno Bruni.

GUIRAO DESTACA SU ETAPA EN EL EXILIO
Por su parte, el ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, ha destacado cómo Arroyo, junto a otros exiliados españoles, aprendió a "ser español en el exilio". "Con su parte más gamberra tenía una forma muy sabia de mostrar su malestar", ha añadido.

"Él se hubiera reído de saber que yo acudo a su homenaje siendo ministro", ha reconocido el titular de Cultura y Deporte, que ha ensalzado la trayectoria de "un personaje único".

Por su parte, el director del Museo del Prado, Miguel Falomir, ha querido "hacer hincapié" en lo mucho que la institución debe a Arroyo. "El señaló que era su museo favorito, porque lo sentía como propio. Lo defendió como una casa de pintores", ha recordado.

En este sentido, Falomir ha destacado el "amor" que Arroyo desarrolló hacia el Prado, como "consecuencia de innumerables visitas". "Fue mucho lo que extrajo de éstas visitas, basta con mirar sus pinturas para ver en ello abrumadoras evidencias", ha aseverado.

DE LA PINTURA A LA ESCULTURA, PASANDO POR LA ESCRITURA
Nacido en 1938, Arroyo fue fundamental en el arte español de la segunda mitad del siglo XX y principios del XXI, ha abarcado numerosos campos creativos: desde la pintura a la escultura, pasando por el grabado, la escritura y la escenografía para óperas y obras de teatro.

El trabajo del artista madrileño tiene un protagonismo destacado en la Colección del Museo Reina Sofía, así como en sus actuales exposiciones temporales Poéticas de la democracia.

Además, son numerosas sus reflexiones sobre los maestros de la pintura antigua y la Colección del Museo del Prado, tanto a nivel artístico como ensayístico, tal y como atestiguan muchos de sus escritos y conferencias. 

El Museo Reina Sofía reúne a artistas y amigos de Eduardo Arroyo