social

No creo en los políticos

Esto es algo que se dijo en unas jornadas sobre el Estado de Bienestar, por parte de algunas personas comprometidas y solidarias que se dedican a trabajar, de manera altruista, en colectivos sociales, ongs y fundaciones privadas.

Dignidad en tiempos de pandemia

Personas que la pandemia ha golpeado especialmente como hemos contemplado desde marzo de este año.La exaltación del lucro, del beneficio, del resultado, de la eficiencia, también del Estado y de la intervención pública, conducen, desde la instauración del pensamiento único, a la conversión del ser humano, sea del que está por venir, del que es, pero vive en malas condiciones y del que está a punto de dejar de ser, en puro objeto de usar y tirar.El dominio de la técnica y de la eficiencia suele llevarnos a ambientes en los que la persona es reducida a un mero engranaje de una estructura que la convierte, como mucho, en un bien de consumo que cuándo ya no sirve a la causa, es desechado sin reparo.