se siente

El miedo

Y también lo sentimos cuando, ya a punto de cerrar el negocio en esta tierra, en esos sitios que llaman residencias, esperas allí a que te den agua, cuando tienes sed, te cambien el pañal y te recuerden los medicamentos que debes de tomar.Entre esas dos etapas que disfrutamos, aparecen multitud de veces en las que el miedo te corta el habla y casi la respiración.