Severo Ochoa

La moral no es para ricos

Pero, más allá del sentir de los colores, que yo también sentí en su día, hasta ver las cifras aberrantes que se pagan por hacer deporte, está la moral, y hacer ese dispendio, es amoral desde cualquier punto de vista.