nunca tarde

Recobrarse de las llagas

Mediemos con una entrega generosa, apagando el abecedario de las armas, encendiendo el silabario de los latidos y el silencio, que es lo que nos une y nos hace iguales.