sí mismo

Rencillas familiares

Es escuchar… Y es entender que hay muchos caminos diferentes para alcanzar una vida plena y que cada cual tiene que encontrar el suyo, que siempre es tan respetable como el de los demás.Al igual que sucede con los amigos, en la familia existen personas que son en sí mismas refugio, porque nos aportan lealtad, cobijo, consejo y compañía; y personas difíciles, por su deseo incesante de ser protagonistas a costa de sus frecuentes enfados, que en realidad viene a hablarnos de una inseguridad manifiesta y del deseo soterrado de ser protagonistas, posiblemente, porque están más que aburridos de la aparente perfección de sus vidas.El buen familiar es aquel que, no solamente expresa libremente una opinión coherente y persistente de y ante cualquier pariente, sino que lo hace sin ofender, humillar, ni sentirse envalentonado por creerse apoyado.

Los sueños de futuro

Por ello, si quieres hallar donación, dónate tú antes a ti mismo y no desesperes en la espera del descanso, que todo tiene su tiempo para digerir y dirigir.Sea como fuere, los moradores del mundo tienen que apiñarse, no podemos continuar enfrentados, todos debemos apostar por el diálogo sincero y el amor como las únicas vías que nos permiten avanzar en el respeto y en la consideración hacia toda existencia.