mal

Menos mal que se han relajado las restricciones

Seguro que hubo quien aprovechó para hacer turismo y descubrir esos pueblos por los que en su vida tuvo el más mínimo interés y ahora se le antojan un paraíso.