gracia

A los jueces del Supremo no les hace gracia gobernar

Un detalle que a lo mejor se le ha pasado por alto a los que creyeron haber encontrado la solución para evitar una responsabilidad que da la sensación de que nunca quisieron, a juzgar por la velocidad a la que se libraron de ella en cuanto tuvieron la menor ocasión.