disturbios

La situación es ya demasiado grave

Pero el problema es que los que están llamados a ser los nuevos responsables de la Generalitat están demasiado ocupados en sus negociaciones como para preocuparse de que las calles están tomadas por los vándalos.

Un total de 101 detenidos y 82 mossos heridos en cinco noches de disturbios

Desórdenes públicos y actos de pillaje, motivos de los principales arrestos


Se repiten las manifestaciones en apoyo al rapero Hasel en diversas ciudades

Barcelona y otras ciudades catalanas, así como Madrid son escenario este sábado de una nueva jornada de protestas para reclamar la libertad de Pablo Hasel, después que algunas de las anteriores finalizaran con incidentes, especialmente en Barcelona, donde hubo saqueos, incendios y enfrentamientos con los Mossos d'Esquadra.A través de las redes sociales, la Plataforma Libertad Pablo Hasel ha convocado manifestaciones en diversas ciudades catalanas, aunque también grupos de la izquierda independentista se han sumado a las convocatorias.La confluencia de diversos grupos ha obligado a la Guardia Urbana a cortar algunas calles y el Ayuntamiento de Barcelona ha retirado los contenedores de basuras en algunas vías del centro para evitar que sean utilizados de nuevo como barricadas por los manifestantes, que protestan desde hace cinco días.Los Mossos, que mañana se reunirán con el Consejero de Interior de la Generalitat, han informado de la puesta en libertad con cargos de los cuatro detenidos anoche en los altercados de Barcelona y Gerona, uno de ellos menor.En el centro de Madrid se han concentrado también esta tarde más de un centenar de personas, por segunda vez esta semana, para apoyar al rapero, en medio de un dispositivo policial destinado a impedir que se repitan los disturbios del miércoles pasado.El centro de Madrid fue ese día escenario de unos disturbios, réplica de los ocurridos en Barcelona, que se saldaron con 19 personas detenidas y 55 heridas, 35 de ellas policías, y daños materiales en los comercios de la zona.En Santander, unos 150 jóvenes han pedido esta tarde la libertad del músico en una concentración pacífica y sin incidentes.Pablo Hasel fue detenido el pasado día 16 en el rectorado de la Universidad de Lérida, donde se había parapetado junto a un grupo de seguidores e ingresó en la prisión de Ponent en esa misma localidad, condenado a 9 meses de prisión por enaltecimiento del terrorismo e injurias a la corona.Además de la sentencia que ha motivado su ingreso en la cárcel, Hasel acumula otras condenas: la primera, de dos años, por enaltecer en sus canciones el terrorismo de ETA, los Grapo, Terra Lliure o Al Qaeda, de 2014, aunque la Audiencia Nacional decidió en 2019 dejarla en suspenso.Tiene otras dos condenas más firmes dictadas en 2018 por allanamiento de local y resistencia y desobediencia a la autoridad y otra pendiente de recurso por agredir a un cámara de TV3.Durante su estancia en prisión, la Audiencia de Lérida ha confirmado otra condena de dos años y medio por amenazar a un testigo en un juicio contra un guardia urbano de Lleida.Sin embargo, su ingreso en prisión por enaltecimiento del terrorismo e injurias a la corona ha cosechado la condena de organismos como Amnistía Internacional y numerosos artistas y entidades han reclamado la liberación del rapero, lo que ha dado pie a un amplio debate sobre los límites de la libertad de expresión.

Madrid tiene 300 policías preparados para "parar los pies" a los manifestantes a favor de Pablo Hasel

Madrid tiene a 300 policías nacionales preparados, a los que apoyarán también los efectivos de la Policía Municipal, para "parar los pies" a los manifestantes a favor de la liberación del rapero Pablo Hasel, que han convocado nuevas concentraciones para hoy en el centro de la capital.Así lo ha explicado en declaraciones a los medios la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, que ha criticado que quieren "reventar" la ciudad y que se está entrando en una deriva "que si no la revertimos es muy peligrosa".Fuentes municipales han matizado que el cuerpo municipal está prevenido y con los agentes a disposición, aunque no cuentan con un dispositivo especial al no ser de su competencia."Esta Policía es la Policía del Gobierno, imagínese como se siente uno siendo un policía hoy aquí en Madrid (...) Encontrarse que su propio Gobierno justifica que le agraden", ha reprochado al Gobierno nacional.Sin embargo, ha apuntado que desde la Policía Municipal de Madrid van a estar siguiendo "atentamente" todo lo que vaya ocurriendo con sus diferentes dispositivos, aunque no ha querido dar más información "a los violentos".La vicalcaldesa ha defendido que los manifestantes se van a encontrar a una Policía que "va a proteger a los ciudadanos, comerciantes y a la libertad", así como con un Ayuntamiento que "tiene muy claro quiénes son los agresores, los agredidos y los fascistas".También, ha ensalzado la labor de los agentes que son "ciudadanos normales que se ponen el uniforme todos los días y se ponen a trabajar para defender al resto de los ciudadanos".Por último, ha subrayado que la Policía de España no es "represiva" sino que "hace su trabajo".

Al menos dos nuevos muertos por la represión de las protestas en Birmania

Al menos dos personas murieron este sábado por disparos de la Policía en Mandalay, la segunda ciudad de Birmania, durante una protesta contra la junta militar que tomó el poder en un golpe de Estado el pasado 1 de febrero, con lo que ya asciende a tres el número de víctimas mortales por la represión desde la asonada.Según indicaron a Efe testigos, el primer fallecido fue alcanzado en la cabeza, y su cuerpo yacía en el suelo, inerte.Se trata de un joven que acudió en apoyo de trabajadores de astilleros en huelga por unirse al movimiento de protesta y a los que las autoridades querían forzar a trabajar.Tanto su muerte como la del segundo fallecido fueron certificadas por servicios médicos, según relataron a Efe los testigos, que precisaron que al menos otras cinco personas han resultado heridas en los incidentes.Los testigos afirmaron que la Policía reprimió la protesta utilizando munición real y balas de goma, bombas de gas lacrimógeno y también lanzó con tirachinas proyectiles metálicos fabricados con tornillos. "Es como una zona de guerra", dijeron.Con estas dos muertes son ya tres los fallecidos por la represión policial contra los manifestantes que en las últimas semanas han tomado las calles de las principales ciudades para protestar contra la toma de poder de los militares.El país había amanecido conmocionado por la confirmación ayer del fallecimiento de Mya Thwe Thwe Khine, una joven de 20 años participante en el movimiento de desobediencia civil que murió de un disparo de munición real de la Policía, según los informes de varios grupos defensores de los derechos humanos.El Ejército justificó la toma de poder por un supuesto fraude electoral en los comicios del pasado noviembre en los que la Liga Nacional para la Democracia, el partido liderado por Suu Kyi, arrasó, como ya hizo en 2015. 

Miles de birmanos toman las calles un día después de la primera muerte en las protestas

El punto más conflictivo del país fue la ciudad de Mandalay, la segunda más poblada