democracia plena

Una situación imposible

Y eso tiene mal encaje.Sánchez tiene ante sí una negociación con el PP para cerrar acuerdos imprescindibles para la buena marcha institucional del país y que afectan a los poderes del Estado; ha planteado el resurgir de la mesa negociadora con el separatismo catalán (cuando se forme el Govern, supongo); y ha de aplicarse a ‘normalizar’ de verdad la vida sanitaria, política, económica y social de una España que sale moral, estructural y financieramente destrozada de la pandemia, sí, pero también de esta surrealista dualidad en el seno del Consejo de Ministros, que se agrava de día en día.