demasiado

La situación es ya demasiado grave

Pero el problema es que los que están llamados a ser los nuevos responsables de la Generalitat están demasiado ocupados en sus negociaciones como para preocuparse de que las calles están tomadas por los vándalos.