cien primeros días

Cien primeros días en la Casa Blanca

En tercer término, por la decepción del voto católico ante las reformas practicadas en materia de aborto, mucho más permisivas de lo que en principio se esperaba.Tampoco habrá que pasar por alto las viejas y clásicas discrepancias en política económica y los temores a que por mucho manguerazo de dólares que supongan, las intervenciones de Washington se traduzcan al final en más impuestos, más gasto y más poder central.