cartel electoral

La jueza no aprecia delito de odio en el cartel de Vox de menores extranjeros

Una jueza ha archivado las denuncias de la Fiscalía y el PSOE contra Vox por supuesto delito de odio por un cartel sobre menores extranjeros no acompañados al estimar que ha ejercido su derecho a la libertad de expresión en el marco de la campaña para las elecciones en la Comunidad de Madrid.En un auto la jueza de instrucción número 53 de Madrid decreta el sobreseimiento de la causa al no apreciar indicios de que los hechos denunciados revistan delito.En el cartel electoral de Vox se ve en un lado a una anciana y en otro a un niño migrante con el texto "Un mena 4.700 euros al mes, tu abuela 426 euros de pensión/mes" con el lema "Protege Madrid, vota seguro".A juicio de la magistrada en los mensajes electorales de Vox "no se aprecia la intensidad necesaria para generar un riesgo a los menores extranjeros ni a otros colectivos, requisito que exige la jurisprudencia para que exista un delito de odio".Explica que el PSOE denuncia aspectos de la campaña de Vox que se refieren fundamentalmente a mensajes de divulgación en carteles, en su web y en las redes sociales Twitter y Facebook sobre extranjeros menores acogidos en España y otros colectivos como inmigrantes que cometan delitos, musulmanes que justifiquen la violencia contra mujeres y homosexuales, bandas callejeras y ocupas.La jueza fundamenta que "el contexto en el que se producen los hechos, en el marco de la campaña electoral, resulta fundamental como realidad social del tiempo en el que debe aplicarse el Código Penal"."Los hechos denunciados constituyen el desarrollo, la forma de expresión en campaña electoral de la política de inmigración de Vox, así como la política sobre el delito de usurpación y otras cuestiones", añade.Agrega que "Vox, como formación política que concurre a las elecciones, propone un programa que incluye una política determinada en materia de inmigración y en clave electoral con el eslogan 'Protege Madrid' publica carteles y difunde mensajes relativos a los menores extranjeros acogidos en España, personas desde luego especialmente vulnerables".Pero a juicio de la magistrada "el lenguaje directo utilizado en los mensajes, de gran repercusión en los medios de comunicación en el marco de la campaña electoral, no ha creado una situación de peligro y no tienen la aptitud para generar un riesgo que justifique el recurso a la violencia".Además considera que "en este caso Vox ejercita el derecho a la libertad de expresión al exponer y difundir el programa del partido sobre la política de inmigración, entre otros temas, conforme a lo establecido en la Constitución".La jueza aclara que no le corresponde analizar si los gastos que figuran en el cartel son reales y señala que es una cuestión que "carece de trascendencia a los efectos de determinar la posible comisión de las infracciones penales denunciadas".La Fiscalía comunicó los hechos al Juzgado tras recibir a su vez denuncias de los mismos por parte de varias entidades y colectivos.En concreto por la Dirección General de la Infancia de la Consejería de Políticas Sociales, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, Red Acoge, Fundación Cepaim Acción Integral con Migrantes, Movimiento por la Paz, el Desarme y la Libertad, la Asociación Rumiñahui, Movimiento contra la Intolerancia, la Fundación Raíces y la Fundación IBN Battuta.

La Fiscalía denuncia a Vox y pide retirar su cartel para proteger a los menores

Protege Madrid, vota seguro".La Fiscalía cree que en él "se traslada no solo el supuesto importe económico que cuesta el mantenimiento de un mena (menor extranjero no acompañado) enfrentado al de un pensionista, cuestionándose así su carácter ético y legal, sino también una imagen física prejuiciosa del menor como persona extranjera, violenta y delincuencial".Esto es porque, sostiene la Fiscalía, es ese "el concepto incorporado con carácter general respecto a un individuo encapuchado, embozado y racializado".Destaca así que el cartel muestra a un joven "racializado de piel oscura, con la cabeza tapada con la capucha de la prenda que viste y con la cara igualmente tapada por un amplio pañuelo".La solicitud de retirada del cartel no solo afecta al que se exhibe en la estación de Sol del Metro de Madrid, sino también, según la denuncia, "a todos los de idéntico contenido expuestos en cualquier otro espacio publicitario y colocado por el anunciante denunciado".El ministerio público, afirma el comunicado, tuvo conocimiento el pasado 20 de abril de la colocación del cartel y solicita esta medida cautelar porque, argumenta, "estos menores no nacionales son menores que carecen de estructura familiar, social y económica en territorio nacional".Ello, abunda, los convierte en un colectivo "doblemente vulnerable"", tanto por su edad como por el desarraigo que padecen a causa en su origen extranjero.Lo que exige "una mayor protección por parte de todos los operadores e instituciones públicas, sino que les convierte en uno de los grupos especialmente protegidos por nuestra legislación penal frente a ataques contra su dignidad por gratuitos y prejuiciosos".En la denuncia, la Fiscalía recuerda que el delito de odio integra varios tipos en los que el bien jurídico protegido "es la dignidad de la persona, individualmente y como parte de determinados colectivos".Estos tipos delictivos tienen en común, añade, "la concurrencia en el actor (en este caso Vox) de una concepción prejuiciosa" y una "actuación de intolerancia".Para el ministerio fiscal, con la retirada del cartel la dignidad y la seguridad de un colectivo tan vulnerable como son los menores no nacionales quedaría protegida "sin vulnerar el derecho del partido político Vox de realizar propaganda electoral".Esto es porque, dice, "el espacio publicitario contratado y ocupado por el cartel cuya retirada se solicita puede volver a ser ocupado con propaganda tendente a la petición de votos en campaña".