Carlos Marcos

De Negreira al cielo

Podemos decir que el pasado lunes Galicia fue la capital mundial de la gastronomía y no lo fue por casualidad ni por accidente, lo fue porque una familia, los Rial, han decidido poner lo mejor de sí mismos al servicio de su tierra y acabar con el mito de que “nadie es profeta en su tierra”.