acudieron votar

Mitades

Así lo acreditan los resultados de estas elecciones a las que acudió otra mitad, la de electorado, para reafirmar esa realidad inamovible, en Cataluña y en España, de las mitades.Pero quienes no se anduvieron con la mitad de nada, sino con una formidable integridad cívica y un valor a prueba de bombas y de virus, fueron, de una parte, cuantos acudieron a votar desafiando la fatiga, el miedo al contagio y la lluvia, y, de otra, cuantos les aguardaban en los centros electorales con sus asfixiantes FFP2, sus pantallas de plástico y sus EPIS. Y los apoderados, y los interventores, y los guardias de la puerta.