� vuelva usted mañana

Maltratan a los clientes

Son muchos y atractivos los asuntos de actualidad que podían ocupar este espacio, pero hoy me sale del alma comentar la carta que una lectora dirigió a un periódico hace unos días en la que muestra su “rabia e impotencia” por el menosprecio, por decirlo suavemente, con que fue tratada una anciana en la sucursal de una entidad financiera.La autora de la misiva esperaba su turno para ser atendida y delante de ella estaba una señora de unos 80 años que iba a sacar dinero de su cuenta.