miércoles 21.08.2019

Lecciones desde Totalán

espués de pasados unos días de la conmoción por el fatal desenlace del rescate del pequeño Julen en el malagueño Totalán, procede echar la vista atrás para repasar qué se hizo, cómo se hizo y, sin olvidar la irresponsabilidad de los que abandonaron un presunto pozo ilegal sin garantizar las condiciones de seguridad de la zona, podemos analizar algunas sensaciones positivas del lamentable suceso.
Quitando algunas barbaridades que circularon por las redes sociales, como era esperable, fue manifiesta la solidaridad mostrada por el conjunto de los ciudadanos, cada uno a su medida. Desde la simple preocupación de la mayoría, pasando por el rezo sentido de algunos, la cesión de propiedades por parte de particulares para facilitar las necesidades logísticas del operativo desplegado, hasta la actuación decidida y coordinada de medios públicos y privados. Todos hicieron lo que estuvo en sus manos.
Lejos de la imagen de un país de improvisación y chapuza que algunos compatriotas se empeñan en difundir, el trabajo realizado para rescatar al niño puso en valor la formación y capacidad técnica de ingenieros y geólogos; el conocimiento, preparación y adiestramiento de los servicios de protección civil, de los equipos mineros de rescate y de los cuerpos especiales de la Guardia Civil; o la disponibilidad de medios privados que complementaron los trabajos, como son los georradares de última generación. Todo en un tiempo record con unas condiciones adversas como las que se dieron.
La percepción de crispación en la que parece estar instalada España desde hace unos años, quedó borrada de golpe durante el tiempo del rescate y nos da un hilo de esperanza al que agarrarnos.
Si nuestros noveles políticos, los que nos gobiernan y los que nos representan en la oposición, de todos los gobiernos y parlamentos, leyeran atentamente las lecciones de solidaridad, talento y esfuerzo que dieron los rescatadores de Totalán, y se decidieran a poner en práctica unas simples normas de comportamiento y respeto al contrario para resolver los graves problemas que nos afectan, mejor nos iría todos. 
A ver si cunde el ejemplo.
[email protected]

Comentarios