• Miércoles, 20 de Junio de 2018

Mujeres de Marzo

Este mes de marzo hemos sido testigos de cómo parte de la mujeres

Este mes de marzo hemos sido testigos de cómo parte de la mujeres ferrolanas se echaban a la calle para, mostrarnos su enorme fuerza y energía, de modo tranquilo y sosegado, y realizando justísimas reivindicaciones. En primer lugar diremos que ahí estaban, en la Plaza de Armas, ante el Ayuntamiento, exigiendo el mantenimiento del sistema público de pensiones, su actualización justa, tal y como señala la Constitución, y la garantía de que serán los poderes públicos los que se comprometan a garantizar el futuro de las mismas. Ahí estaban, el 8 de marzo, el Día de la Mujer Trabajadora, manifestándose masivamente en todos los rincones del país, y en Ferrol también, cómo no podía ser menos, haciendo ver que las mujeres no están dispuestas a resignarse cuando las maltratan y o las vejan, o cuando exigen igual salario que los hombres, a igualdad trabajo. Ahí estaban, llenando las calles, solamente agitando las banderas moradas, y lo hacían mujeres de todas las generaciones, pero, en especial, quiero rendir mi más sincero homenaje a ellas, a las que hace 50 años también estaban ahí, cuando imperaba la Dictadura, luchando por la llegada de la Libertad y la Democracia. Durante esa jornada del 8 en todos los rincones de España, estimadas féminas, habéis dado una abrumadora lección al Gobierno, a los partidos políticos, a los sindicatos y demás organizaciones institucionales o sociales. Ahora, supongo que se habrán percatado de vuestra colosal fuerza, y que es necesario legislar de una vez y hacer verdadera Justicia. 
No puedo dejar pasar una fecha simbólica de Ferrol, el 10 de marzo, hoy convertido en Día de la Clase Obrera Gallega, en que caían bajo los proyectiles de la policía de la Dictadura Amador Rey y Daniel Niebla, cuando se manifestaban en defensa de sus derechos laborales. Detrás de sus maridos y compañeros ahí estaban las mujeres. No solo era una lucha de hombres. La Democracia y la Libertad era cosa de todos los que ansiábamos esos logros fundamentales de los Derechos Humanos y acabar con aquel régimen dictatorial. Como olvidarnos de aquellas mujeres. que ahora conozco y que conocí también entonces. No lo haremos, estimadas Sari Alabau, Encarna Puentes, María Fernández, Marisol Novás, Manuela López, Fina Varela, Fina Freijomil o Ánxela Loureiro… perdón si he olvidado a alguna de vosotras, queridas y admiradas mujeres. La lucha continúa, pues todavía sigue la injusticia. Debo decir que nuestra generación fue educada en un acendrado machismo e incluso nuestros hijos, que hoy rondan la cuarentena, todavía arrastran muchos tics machistas, consciente o inconscientemente. He procurado, a lo largo de los años, limar mis antiguos prejuicios inculcados durante nuestra rigurosa educación plagada de hechos que discriminaban a nuestras abuelas, madres y hermanas. Es la realidad, pese a quien pese. Pero en justicia, las mujeres jamás fueron ni serán el Sexo Débil. Todo lo contrario. Tenéis mi respeto y mi admiración, y todos juntos, mujeres y hombres, debemos erradicar para siempre de nuestra Cultura y nuestra Sociedad el dañino machismo. Seguid siendo no solo mujeres de marzo, sino de todos los meses venideros.