domingo 29.03.2020

Control

Se lanzan frases como una novedad que resulta casi pueril, sino fuera porque no son inofensivas: “La mayor revolución es conocer al cliente”, afirman desde el Banco Santander.

Se lanzan frases como una novedad que resulta casi pueril, sino fuera porque no son inofensivas: “La mayor revolución es conocer al cliente”, afirman desde el Banco Santander. Una verdad de perogrullo sino fuera demagógica y llena de intenciones. Hoy la mayoría de las empresas lo que quieren es control, control y control para aumentar beneficios. Eliminar para eso intermediarios. Eso es internet, no nuestra comodidad sino su control: “En los últimos dos años se han almacenado más datos que en toda la historia de la humanidad”, dice Michel Duncan, Consejero delegado de Telefónica. Y este control es directamente proporcional a la deshumanización y al desempleo. Y el emprendedor a individualismo, soledad y desprecio. Tiendas digitales bajo un aparente discurso humanista: “Conociendo al cliente le podemos hacer la mejor oferta”. Ese cliente  no tendrá descanso, su cabeza estará abierta sábados y domingos. Ahora solo falta convencernos de que hay un nuevo tipo de analfabeto, el digital e informático. 

Control
Comentarios