• Jueves, 20 de Septiembre de 2018

Promesas de última hora

El buen tiempo del que hemos podido disfrutar esta Semana Santa

El buen tiempo del que hemos podido disfrutar esta Semana Santa nos ha recordado que el verano está a la vuelta de la esquina. Y muchos seguro que se han llevado un susto al comprobar en el espejo que, donde debería estar una esbelta cintura, se encuentra un flotador. Y como el tiempo apremia, al igual que el mal estudiante que hinca los codos la noche antes del examen, ahora se busca una solución rápida que nos permita lucir modelito en la playa. Un campo propicio para las dietas milagrosas que ofrecen el oro y el moro. Perder mucho peso en poco tiempo y sin esfuerzo ¿Qué más se puede pedir?
Hace años se puso de moda el método Dukan y con él las llamadas dietas disociadas, en las cuales se podía comer de todo siempre y cuando no se mezclasen proteínas e hidratos de carbono. Ahora la última moda son las llamadas dietas detox, que se basan en limpiar el organismo a base de zumos depurativos que mezclan verduras y frutas durante un periodo que puede variar desde una semana a un mes. Sin embargo, tanto unas como otras prometen mucho más de lo que son capaces de cumplir.
Una revisión de diversos estudios realizados sobre las dietas detox que viene de ser publicado en el “Journal of human nutritions and dietetics” demostraba que no son útiles ni para eliminar toxinas ni para perder peso. 
Los nutricionistas hablan muchas veces del efecto rebote, y este tipo de dietas no son una excepción. Al restringir el aporte proteico hacen que se pierda masa muscular y eso es lo que motiva la perdida inicial de peso. 
Sin embargo, cuando se vuelve a comer de una forma organizada, lo que se ha perdido se recupera rápidamente. También avisan del alto contenido en azúcar, presente en las frutas que se usan, que luego se transforma en grasas. La etiqueta de natural de la que hacen gala no es garantía de que no tengan efectos adversos.
La obesidad no es solo una cuestión estética. Afecta a nuestra salud en muchos niveles. Se sabe que está relacionada con la diabetes, la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares. 
Así que no está de más vigilar la dieta durante todo el año. Y para eso tampoco estaría de más acudir a especialistas. Y con esto no digo a cualquier charlatán que nos llegue a través de las redes sociales pregonando los efectos beneficiosos de la última moda, sino a nutricionistas bien formados que no jueguen con nuestra salud.