• Jueves, 20 de Septiembre de 2018

Microbioma y cáncer

El cáncer es una de las principales preocupaciones en materia de salud.

El cáncer es una de las principales preocupaciones en materia de salud. La investigación nos ha permitido llegar a saber mucho sobre él. Sin embargo, lo que aún nos falta por descubrir es inmenso. La metáfora del iceberg es más acertada que nunca aquí. Entender los mecanismos que lo originan y los factores que le ayudan a desarrollarse resulta crucial a la hora de plantear nuevas estrategias de prevención y tratamiento.
Cada investigación nos facilita una nueva pista con la que esperamos algún día encontrar la solución al enigma. La última la hemos sabido la semana pasada. Un estudio publicado en la revista Science ha descubierto la relación que hay entre una bacteria del microbioma y la metástasis hepática en cáncer colorrectal. 
En dicho estudio ha tenido un papel destacado el Vall d’Hebron Instituto de Oncología y su investigador Paolo Nuciforo, que desarrollaron una técnica que permitía ir más allá de descubrir la presencia o no de esta bacteria, sino también saber si esta tenía algún tipo de relación con las células tumorales, como así ha sido.
Aunque esta investigación todavía se encuentra en una fase muy inicial, abre la puerta a nuevos tratamientos en los que combinar antibióticos con quimioterapia o inmunoterapia. 
El estudio ha venido a demostrar que el Fusobacterium ayuda a crear una especie de ambiente en el que la célula tumoral puede desarrollarse más fácilmente. 
Entre otras cuestiones, secreta una serie de sustancias que la ocultan del sistema inmune y facilita que se pueda propagar.
Falta todavía por desvelar otras implicaciones entre Fusobacterium y el cáncer. Por ejemplo, aun no se sabe si la bacteria es el transporte que arrastra al tumor o bien es un pasajero que se desplaza con este. 
Lo único cierto es que los microambientes en el tumor primario y el metastásico son idénticos, lo que demuestra bien a las claras la necesidad que las células tumorales tienen de la bacteria.
El microbioma es a día de hoy el gran desconocido de nuestro organismo. Ignorado durante mucho tiempo, cada vez se están descubriendo más implicaciones en temas en los cuales parecía no tener mucha relación, como es este del cáncer o la posible relación con algunas enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer. 
Es evidente que a pesar de llevar siglos investigando sobre nuestro cuerpo, lo que sabemos no deja de ser una parte ínfima de todo lo que hay.