• Viernes, 21 de Septiembre de 2018

La contaminación mata

l problema de la contaminación ya ha dejado de ser una preocupación 

l problema de la contaminación ya ha dejado de ser una preocupación minoritaria y empieza a ocupar espacio en las agendas de buena parte de los partidos políticos. La constatación cada vez más evidente de que la polución mata está haciendo que empiece a ser imperioso establecer estrategias destinadas a poner freno a un problema largo tiempo ignorado.
La industrialización ha tenido grandes beneficios, pero los peajes que nos está cobrando ahora nos hacen plantearnos la necesidad de revisar nuestras prioridades.
Los últimos datos de la OMS dicen que 1 de cada 6 personas mueren al año por contaminación. Esto supone el 16% de la mortalidad mundial. De estas muertes, el 92% se producen en países en vías de desarrollo. 
Pero no es un problema exclusivo de estas zonas. En España se calcula que 15.000 muertes al año se producen por culpa de la polución del aire, un 4% de la mortalidad en nuestro país. También se ha dado a conocer recientemente un estudio que demostraba que la población de las zonas más industriales tiene un 17% más de posibilidades de mortalidad por cáncer.
La contaminación atmosférica en las grandes ciudades es ya un problema significativo. La boina madrileña se ha vuelto tristemente célebre pero otras grandes urbes tienen problemas similares. Es el caso de Londres, que ha decidido ponerse seria en estas cuestiones y ya ha tomado medidas importantes para intentar reducir la contaminación producida por el tráfico.
En 2003 impuso un peaje para aquellos vehículos que deseasen circular por el centro de la ciudad. 
Y ahora ha puesto en marcha una nueva tasa por contaminación para aquellos vehículos matriculados antes del 2006, que deberán abonar al día más de once euros si quieren circular por la capital británica. Su objetivo último es el de conseguir renovar el parque automovilístico y que vehículos más limpios sean los que circulen.
Sea como fuere, lo que queda claro es que el tiempo de ser tibios con la contaminación ya debe ser cosa del pasado. 
No es solo un problema que afecte a nivel macro al planeta, con el calentamiento global y los desastres climáticos que de él se derivan sino también de un esfuerzo a nivel micro. Así que la próxima vez, antes de coger el coche para cualquier cosa, mejor plantearse si no existen otras alternativas que nos ayuden a conseguir hacer de este un mundo más habitable por todos.