Charlatanes 2.0

En mundo sin cáncer. Lo que tu médico no te está contando”

En mundo sin cáncer. Lo que tu médico no te está contando” es el polémico título de unas charlas celebradas en Barcelona el pasado fin de semana. Desde el Colegio Oficial de Médicos de Barcelona se dio la voz de alarma ante lo que consideraban un ataque al papel de los médicos a la hora de informar sobre esta enfermedad, poniendo en duda su honorabilidad. También se quejaban de como muchos pacientes deciden cambiar sus tratamientos por las falsas expectativas generadas por estos tratamientos alternativos, costando vidas.
Desde el otro bando tampoco han dejado pasar la ocasión para hacerse las víctimas. Amparándose en una discutible interpretación de la libertad de expresión, los naturópatas se quejan del boicot sufrido desde la terrible industria farmacéutica, acusándola de convertir al cáncer en un negocio y de retener las evidencias para lograr la cura de la enfermedad, en pos de una cronificación.
Para defender su posición, unos y otros acuden a investigaciones y estudios. Sin embargo, no todos juegan limpio. Una de las estrategias utilizadas por los naturópatas es la de citar estudios, pero aprovechándose solo de lo que les conviene y obviando el resto. 
Esto ha hecho que algunos hayan estallado, hartos de las manipulaciones de su trabajo.
Bosch-Carrera lleva cinco años investigando las propiedades de la silibina, un flavonoide que está presente en las semillas del cardo mariano, y que puede ser útil en la lucha contra el cáncer. Y su estudio ha sido citado por Josep Pàmies, polémico defensor de la teoría conspirativa sobre las farmacéuticas y paladín de la medicina natural. 
¿Cuál es el problema? Pues que a Pàmies se le ha olvidado citar también que el consumo de las semillas –cosa que él propone basándose en el mencionado trabajo de Bosch-Carrera– es absurdo, ya que hay estudios que demuestran su ineficacia, debido a que el cuerpo humano solo es capaz de asimilar el 0,4% de la silibina presente en estas semillas.
En su twitter, Bosch-Carrera termina de forma contundente sus quejas sobre esta manipulación. 
“Pero claro, él [Pàmies] se financia a través de las bolsas de semillas de cardo que vende, que por eso es un agricultor.... ya si eso no sirve no es su problema, son los oncólogos que ‘ocultamos’ la verdad a los pacientes con cáncer”. Porque aquí parece que solo está mal cuando el negocio lo montan las farmacéuticas.