martes 22/9/20

LA REGENERADORA

Y para ese viaje, sra. Lozano, hacía falta aquellas alforjas? ¿Aquella carta de contenido grueso a  Sosa Wagner? ¿Insultar a los naranjitos y luego defender un acuerdo electoral para confluir con Ciudadanos?
 

Y para ese viaje, sra. Lozano, hacía falta aquellas alforjas? ¿Aquella carta de contenido grueso a  Sosa Wagner? ¿Insultar a los naranjitos y luego defender un acuerdo electoral para confluir con Ciudadanos? Perdió en el congreso por muy poco ante un rival que hoy lo sería menos, porque ganó la opción de mantener la independencia y los principios políticos del partido, seña de identidad de UPyD, frente a los intentos de fusión con C’s, los cuales socavaron aún más unos cimientos ya golpeados por los interesados en hacer desaparecer un partido incipientemente temido sobre el que por ello mismo pesaba la ley del apagón informativo.
Rosa Díez, tal vez antipática para una población entregada en votar al más guapo y ó que fala mellor, tal vez mandona para un electorado preocupado en el trajeado porque la corbata es lo que da inteligencia, dignidad y honradez al gestor público, como estamos viendo, es buena conocedora por experiencia  y polivalencia que un partido no se hace en 24 horas, como lo han comprobado ya tanto Coletas como Rivera.
Ejército, grandes orquestas, partidos…, requieren estructura jerárquica de funcionamiento y mando o de lo contrario todo se convierte en una carallada tropical, como estamos viendo que les está sucediendo a los asamblearios emergentes. En los buenos tiempos del PSOE, había que ingresar en el partido avalado por dos antiguos militantes. Carente de ese filtro y todavía de estructura suficiente, UPyD tuvo que suplirlo recurriendo a expulsiones para eliminar las manzanas podres;  en Podemos alguna hubo, combinada con dimisiones por desacuerdos ante la falta del libre albedrío en el que se creía y C’s  llegó, antes de tener ni estructura, a alguna disolución. Es decir, sólo quienes sabemos de qué va esto estamos seguros de que “la república independiente de tu casa” no funciona ni en la casa de uno si pretende tener orden en la casa.
Pues bien; las expulsiones fue el argumento más utilizado para machacar la UPyD de Rosa Díez, víctima de una operación orquestada para frenar el ascenso de una formación cuyos líderes, incluida Lozano, estaba dando síntomas de que no estaban en los Parlamentos para no pintar nada: Con mucho arrojo este partido atacó al núcleo del PPPSOE denunciando las corruptelas y por eso mismo se vio privado del apoyo de los entes financieros, que se aprovecharon, junto con empresas del IBEX,  de la permisividad de los gobiernos de turno y la legislación favorable a sus intereses, siempre antepuestos a los generales y por lo que se vieron compensados a través del sistema de la “puerta giratoria”.
UPyD se vio abocada a vivir de la cuota militante y los ingresos oficiales “a tanto por voto recibido” y los medios de comunicación, sumisos a los dictados del apoyo financiero y el anuncio institucional, hicieron el resto: silenciar a la formación hasta que las demandas progresaron y salieron a la luz pública: Bankia, Pujol … Ante el temor a que la repentina notoriedad del partido magenta creciera, tuviera mayor presencia, fuese refugio de los descontentos del PSOE y de los más progres del PP y anduviese por ahí  caminando por su cuenta y sin ataduras, ¡qué peligro!, había que descabezar el partido yendo contra su activo más valioso y “las democráticas bases” lo pusieron en bandeja: “¡Dictadora!” Y la prensa: “¡A por ella!”. 
Sin financiación, carente del aparato propagandístico del PPPSOE y sin el ejército de voluntarios, como el de Pablemos, entregados en las redes sociales ayudando en la comunicación del partido, quienes se temen la que se avecina prefieren adherirse al flotador C’s: discurso similar y estructura sólo en Cataluña, el complemento ideal de una UPyD con estructura en toda España menos Cataluña. La negociación fracasa porque Rosa, que no es novata, hizo caso al viejo Albert Einstein: “Si quieres entender a una persona, no escuches sus palabras; observa su comportamiento”. 
Mas para las “democráticas bases” la causa fue el protagonismo de la interlocutora; luego, la causa de la debacle en Andalucía estar las siglas unidas a un rostro que no caía bien. Vaya, tener en villas y provincias unos [email protected] sin nada que decir  y dando ganas de llorar no es lo relevante. Lo vemos en la implantación de C’s y Podemos en Galicia.
 Total, que tras cargarse a una líder sin igual y dejar cojo a un partido que tanta corrupción destapó gracias a arrestos y trabajo bien desarrollado, en lo que ella misma participó, va la señora. Lozano a languidecer al PSOE, convencida de que va a regenerar algo.  
 

Comentarios