miércoles 20.11.2019

Idiotas

LLleva el partido como Stalin”, dijo Sánchez Pombo así como queriendo desacreditar en una tertulia de la tele a la que tocaba poner podre, la lider de UPYD, Rosa Díez. “Imprime una disciplina férrea a la organización, en la que proliferan las expulsiones, ignorando que por métodos como estos surjen otras alternativas como PODEMOS”, recalcó interviniendo vía telefónica el ex-coordinador de UPYD-Vigo, Pedro Larrauri, manipulando a la opinión pública puesto que PODEMOS arrasa por abordar cuestiones de mayor enjundia: estafas financieras, deshaucios, corrupción generalizada, Justicia desigual, privilegios de la clase política autoconcedidos, etc.

LLleva el partido como Stalin”, dijo Sánchez Pombo así como queriendo desacreditar en una tertulia de la tele a la que tocaba poner podre, la lider de UPYD, Rosa Díez. “Imprime una disciplina férrea a la organización, en la que proliferan las expulsiones, ignorando que por métodos como estos surjen otras alternativas como PODEMOS”, recalcó interviniendo vía telefónica el ex-coordinador de UPYD-Vigo, Pedro Larrauri, manipulando a la opinión pública puesto que PODEMOS arrasa por abordar cuestiones de mayor enjundia: estafas financieras, deshaucios, corrupción generalizada, Justicia desigual, privilegios de la clase política autoconcedidos, etc.
Por unos días y a propósito de si ligaba o no con Albert Rivera, fué la estrella cayéndole un aluvión de descalificaciones encima. “Autoritaria y diva” fué lo más light con lo que el ex-UPyD Mikel Buesa la calificó en otro foro igual de friki que el anterior, cuando a juzgar por el resultado de la votación del Consejo Político celebrado el pasado fin de semana a la propuesta de resolución planteada por el Consejo de Dirección, fijando los criterios de coalición con otros partidos, no parece que tenga mucha oposición, tal vez porque rezume sensatez y buen gobierno: sienta en un documento público al alcance de cualquiera unos “criterios exigibles y no negociables” de organización, calidad democrática y programáticos, para explorar posibles alianzas con otras formaciones, entre los que destaca la importancia de que siga siendo un partido nacional y que defienda lo mismo en toda España.
Rosa D. proviene escocida de otro partido y por eso y porque la experiencia es la madre de la ciencia, con ese documento viene a demostrar una vez más que no pierde el culo por gobernar si para ello ha de hacer extraños compañeros de cama, como sí parece estar dispuesto quien proclama, nervioso, que “UPyD ha tocado techo electoral tras las europeas por la irrupción de Podemos”. Bien por Podemos, que tiene su público, pero UPyD también tiene el suyo en base a un proyecto político muy definido y que les está costando mucho mantener libre de arribistas, vendidos, trepas y aquellos que van a la política sólo buscando un medio de vida o mejorar el que tienen.
Tal como está el patio, no parece UPyD un partido de “masas” en el que los afiliados hagan la ola a cualquier genialidad sin razonar, como sucede en otros de mayor raigambre; hace bien en no arriesgar su identidad pactando si hace falta con el diablo con tal de gobernar, como le reclaman aquellos a los que el partido poco importa y como Díez habrá visto, antes de fundar UPyD, que hacían otros.
Tampoco se le escapará a Rosa que el PSOE nunca estuvo más aparentemente cohesionado que bajo el “autoritarismo y férrea disciplina de Alfonso Guerra”, quien popularizó la famosa frase “el que se mueva, no sale en la foto”. Lo mismo cabe decir del PP bajo la dictadura Aznar.
Con el mismo ánimo de menoscabar, Buesa afirmó que quienes rodean a Rosa valen más que ella. Siendo así, otra lectura es posible: a diferencia de otros líderes que solo quieren lameculos a su vera, Rosa Díez no temería rodearse de excelencia, a mayor beneficio del interés público, pudiendo presentar una hoja de servicios como ningún otro partido: querella contra los responsables de Bankia; contra los de la comercialización de las preferentes a minoristas; contra el reparto por cuotas de partido de la tarta que es el nombramiento de los miembros del CGPJ, burlando la democracia, atacando al Estado de Derecho y negando la esencial división de poderes; contra el nombramiento de miembros del Consejo de Seguridad Nuclear por incumplimiento de los requisitos exigidos por la ley reguladora en cuanto a competencia y experiencia; y un largo etcétera de iniciativas que tanto dañan al establishment, de ahí la intensa campaña de desprestigio y el silencio mediático del trabajo realizado, lejos de las alharacadas de diputados y diputadas de otros partidos, que han de recurrir a preguntas chorras y numeritos.
En su ánimo de descalificarla, Larrauri arrea a la afiliación afirmando que “siguen en UPyD esperando algún cargo”.  Vaya; pues tanto UPyD como Podemoscuentan con afiliados solo porque tienen nietos y les preocupa mucho que el futuro siga en manos de imputados, corruptos, necios o… simplemente idiotas.

Idiotas
Comentarios