• Domingo, 23 de Septiembre de 2018

La tesis de Nancy

Algunos que somos del plan antiguo y se nos dio por hacer estudios de doctorado hemos dejado la tesis para otro momento, para cuando se tenga más tiempo, si los achaques y la administración no lo impiden.

Algunos que somos del plan antiguo y se nos dio por hacer estudios de doctorado hemos dejado la tesis para otro momento, para cuando se tenga más tiempo, si los achaques y la administración no lo impiden. La razón principal es el tiempo. En mi caso, la lectura de centenares de libros, consultas in situ y otras charlas han demorado su redacción años, pero el esquema, el esbozo, los primeros puntos y su posible estructura ya superan los doscientos folios y eso sin comenzar su redacción. Así que me estoy planteando si publicarla, dado el similar número de hojas del trabajo leído cum laude de Pedro Sánchez. De momento, mi borrador no tiene citas, más allá de la llamada a la página del autor citado, que si me da por escribirlas creo que superaría las mil hojas y no la consideraría nada científico. Pero ya se ve que el nivel ha bajado mucho desde que leí “La tesis de Nacy”  y sus subsiguientes o “Cómo se hace una tesis, técnicas y procedimientos de investigación, estudio y escritura,”, del difunto Eco.