lunes 18.11.2019

Nos la jugamos

Este domingo nos la jugamos. Sí, nos jugamos el futuro inmediato de nuestro país y por tanto el nuestro. Votar es no solo un acto democrático sino de responsabilidad.

Recuerdo que en las primeras elecciones democráticas el eslogan del PSOE era: “El futuro está en tus manos”. Y ese es el resumen de lo que sucede en cada cita electoral: el futuro está en nuestras manos, en lo que votemos.

Y si me permiten voy a poner el acento de lo que nos “jugamos” en la economía porque si hacemos caso, y deberíamos, de lo que vienen anunciado desde la Unión Europea, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, amen de otros organismos igualmente importantes, se avecina una nueva crisis que nadie sabe el alcance que va a tener. 

Los optimistas aseguran que no será tan devastadora como la del 2008, los pesimistas mantienen que las crisis se sabe cuándo comienzan pero no qué va a pasar. 

De manera que con una crisis en ciernes tiene especial importancia lo que votemos, porque se trata de poner al timón a alguien capaz de navegar en condiciones poco favorables y por tanto se necesita que ese alguien tenga una mínima solvencia.

Hacer demagogia es fácil. Prometer un mundo feliz es facilísimo. Pero gobernar es otra cosa. Estamos en la Unión Europea y éste es un Club donde no se andan con bromas.

Les recomiendo la última película de Costa Gravas: “Comportarse como adultos” donde el gran director griego cuenta con todo lujo de detalles lo que sucedió cuando en Grecia ganó las elecciones Syriza y Alexis Tsipras y su entonces ministro de Economía Yanis Varoufakis creyeron que podían ganar la partida a los burócratas de Bruxelas.

La descripción que hace Costa Gravas de cómo se la gastan en los despachos del poder en la Unión Europea, pone los pelos de punta.

Hay unas reglas de juego y el que no las acata queda fuera de la partida. Las decisiones que tomaron en Bruxelas durante la crisis, inspiradas e impuestas por Alemania que provocaron el desamparo y la ruina de millones de familias en toda Europa, pero a sus inspiradores tanto les daba. A ellos les iba estupendamente.

De manera que ¡cuidado con la crisis que se nos anuncia!. Por eso el domingo nos jugamos en las urnas mucho más de lo que a simple vista vemos. Por esto y tantas otras cosas debemos de ir a votar porque el modelo de país que soñamos será el que decidamos con nuestros votos. Ojalá que el domingo nadie falte a la cita con las urnas.

Nos la jugamos
Comentarios