lunes 26.08.2019

Son los impuestos compañeros

Ya lo saben: impuestos son la prestación económica que se requiere a los particulares y  las empresas con objeto de cubrir los gastos públicos. ¿Vale? Y se entiende que es algo proporcional a los ingresos o capacidad de cada cual. 

Pues nos dice el director de Oxfan Inermon que aquí lo que tenemos son “impuestos contra los pobres”. Y nos da datos y cifras: como España recauda poco y mal no puede cumplir su deber constitucional de garantizar los derechos sociales de todos y  en especial  la obligación de atender a ls población  excluida o de menos recursos. 

Eso de la constitución les suena a nuestros gobernantes o se quedaron solo en el artículo que les interesa? Sigamos: España recauda siete puntos menos del PIB que la media europea. SE trata de ochocientos millones de euros que darían para la Seguridad Social, por ejemplo. Y nos cuenta, para más INR, que el fraude fiscal suma entre veintisiete mil y setenta y cinco mil millones d euros, cantidades que acababan con el ¿problema? De las jubilaciones,. Sanidad, enseñanza, dependencia y de postre, melocotón dos piezas.

Pero hay más: la familia media española paga (sumando a los impuestos anuales a doña Hacienda, el IVA de cada día),  un 83 por ciento, catorce puntos más que en la precrisis. Por eso España –bandera, pulsera, gritos, etc.– está de tercera en desigualdad de toda Europa. Hay otras cifras que acompaña este relato: el 20% de la población más pobre es la que más impuestos paga en relación con su  renta, pues aguanta un sistema que grava el consumo de bienes básicos para la vida. Para “compensar” las grandes empresas contribuyen a la caja común con apenas un seis por ciento de los beneficios.

Grandes empresas que, según José María Vera mantienen alrededor de mil filiales en paraísos fiscales. Hace falta una reforma. Es necesario una recaudación que asegure políticas sociales para enfrentar la pobreza. 

¿Complementamos estas cifras? Los márgenes de las grandes empresas superaron ya el nivel pre-crisis. ¿Cómo multiplican sus beneficios? Pues dando menos servicios y reduciendo personal: la población sin una oficina bancaria crece en 44% desde 2008 y el número de empresas (subsidiadas, financiadas, protegidas, mimadas por el gobierno) levantan la tienda luego de ganar millones – pues le subieron el precio de la luz. Doña Maruja, por no poder pagar ni luz ni alquiler se suicidio antes del desahucio.    ¿Yla “Consti”? ¡Que la vigile el V.A.R.!

Son los impuestos compañeros
Comentarios