viernes 22/1/21

Se equivocó Sánchez

Y ahora se lo explico: se equivocó apuntando la fecha de las elecciones: domingo, 10 de noviembre San León. Y es que lo apostó todo por el Papa, luego Santo, que allá por el año 514 echó a patadas a don Atila, jefe de los Hunos y años después (560) a los vándalos. Y resulta que ahora los unos (Vox) con los otros –aunque estos, Partido Popular y Ciudadanos, solo un poquito– le ganaron la partida. Si hubiera elegido la fecha del doce a uno a Malta, otra fecha  importante, las cosas serían diferentes. 

No es lo mismo el caballo de Atila que el de Abascal (hablo de los caballos, por favor) y por eso ahora quedamos a la espera del relato y a encomendarnos de nuevo a algún santo. Les resumo: Teruel existe, Galicia resiste  un poquito y empieza el cambalache de las cuentas y los cuentos. Abascal ya recibió la felicitación de Le Pen y los naranjitos –que ya estaban oliendo a podre en la frutería de Andorra– andan buscando un árbol o un acuerdo pues se ofrecieron ¿o fue al revés?, al PSOE que fuera hace mucho frío. 

Se equivocó Sánchez, insisto, pues mientras la derecha –la extrema, la que llaman cobardita y la que chulea– siempre van al jefe o a su madre pidiendo recomendaciones. Estos días hay una pregunta recurrente: ¿Dónde estaba usted cuando cayó el muro de Berlín? La respuesta aquí es muy sencilla: con los ojos a cuadros pues nos habían dejado todo atado y bien atado.    

Pasó lo que pasó y a un servidor le interesa ahora el terruño. ¿Nuestro esforzado presidente –don Alberto– pedirá en la próxima legislatura el mismo trato (competencias) que Cataluña y Euskadi para poder formar de verdad Galeuzca o seguirá ignorando lo que pasa a su alrededor. 

Por ejemplo: los maestros andan cabreados; Betanzos urge a la Xunta las obras de mejora de la captación de agua y, por si fuera poco “son tremendos –dice la Xunta – los datos gallegos de violencia de género con cinco asesinatos”.

Comentaba este periódico la semana pasada que el sector textil gallego se aleja del país que hasta hace dos años era el principal proveedor: Portugal para dirigirse a Marruecos y Turquía donde la mano de obra es más barata. Ya tienen una respuesta de cómo vienen las cosas y cómo se escribe la historia… de la economía. 

Vienen tiempos malos. Y ya nos dicen los de Vox que “la caridad bien entendida empieza por uno mismo. O sea ellos mismos y los suyos.

Comentarios