miércoles 21.08.2019

Mentiras, bulos y otras verdades

on, dice Ramón Lobo en InfoLibre, las mismas mentiras contadas por los mismos mentirosos. Las de Irán se repiten ahora y le vale a Trump, que es el rostro visible de un complejo político, económico que lo usan como punta de lanza –y a través de los medios de comunicación que maneja– en beneficio de esos grupos. Y hay pruebas: John Bolton, el mismo que anunció que en Irak había armas de destrucción masiva, es el asesor de Seguridad Nacional del presidente de Estados Unidos convertido en el sheriff mundial que está incendiado el planeta. Se pueden contar sus víctimas: en Irak, Siria y Yemen suman un millón de muertos.
La guerra económica, pilotada por Trump, pero encendida por el lobby que le llevó hasta la Casa Blanca, es otra muestra del complot de las grandes fortunas –petróleo, armamento, industria farmacéutica– a las que acompañan unos medios globales en busca de unos beneficios cada más insaciables, más corruptos.
Y ¿qué hacen nuestros representantes? Pues su máxima preocupación es una crisis migratoria mientras la lucha contra el cambio climático y la economía del común de quinientos millones de europeos siguen en la lista de espera.
Tal vez una de las razones se encuentre repasando los salarios de nuestros afligidos dirigentes: el presidente del Consejo de Europa gana cuarenta y cuatro mil quinientos euros al mes y los diputados un salario medio que supera los seis mil ochocientos euros mensuales a los que se añaden unos cuatro mil quinientos par gastos generales que no se comprueban. 
Aquí nuestros conciudadanos están más preocupados por la economía, pero es el país donde se percibe una preocupación menor por la burocracia de la administración (¡con lo que nos cuesta!) y es uno de los países de Europa  donde es menor el conocimiento de las instituciones y los poderes que ejercen a pesar de que, según estudios, intervienen en un 85% de las acciones y actuaciones que hacemos.
Sobre la inmigración, otra gran preocupación de la ciudadanía, en general, se debe a las mentiras y bulos que circulan, pues ni estamos siendo invadidos. El número de inmigrantes en toda Europa no llega al 7% de la población.
Y aquí, no fogar de Breogán, las mentiras tienen poco recorrido. Aquello de que “tenemos la mejor sanidad del mundo” se desmonta con números: la Xunta anuncia una inversión millonaría que se traduce en: arreglar la desfeita padecida tras los recortes.  
 

Mentiras, bulos y otras verdades
Comentarios