domingo 21.07.2019

¿La década prodigiosa?

Así nos la pintan desde la Xunta para rendir homenaje al Feij009 y en la celebración se escaparon algunas exageraciones que, como en el tango, tienen una música triste: Diez años no es nada, si febril la mirada busco y no encuentro… o lo que encuentro no gusta. 

Aquella campaña, “chegou o momento”, escondía a la gaviota, le pedían a los líderes que no se acercaran mucho, pues lo de Gürtel estaba en la cresta de la ola. 
Ahora, diez años no es nada, la celebración contó con la visita del señor Casado, el insultador mayor del reino y el homenajeado dijo representar a un PP “tolerante y cordial” ¿? 

En una precampaña ya embarrada desde los vídeos y chistes con la firma de la derecha, que ahora suma tres. 

Y es que ahora decir al personal que estamos en el mejor de los mundos (los gallegos aún se aprietan el cinturón a la hora de la compra, pues no están recuperados de la crisis, dicen desde la letra impresa, aquí en Galicia) y los de la emigración, nuestros jóvenes más preparados, afirman que no volverán a corto plazo y los viejos recuerdan todavía a sus queridas cajas –Caixa Galicia, Caixa Nova y el suicidio final, que ahora habrá que “desenterrar” como pidió la oposición en pleno y exige el fiscal que carga contra la Xunta por ocultar papeles de las cajas– o el banco que durante años pastoreó a los gallegos y cerca del mar aun sueñan con Pemex. 

Y las mozas de ahora están cabreadas con la  política ¿? del Gobierno gallego en torno a la mujer.

Nos dijo el hoy 0019 que él y los suyos representan el voto útil y los ciudadanos se preguntan si es útil votar a un partido que tiene a los médicos cabreados, a las ambulancias en huelga y desde Madrid, el mismo partido de Feijóo, apuesta por recortar las autonomías, usar las lenguas vernáculas para las romerías,  que el AVE gallego era un lujo que no podíamos permitirnos…

Ciertamente hay que ser muy optimista para pensar que es útil y por eso el Partido Popular retrocede en todas las encuestas que se hacen públicas, sus partidarios mejor colocados y hasta hoy más fieles, escapan a fume de carozo y los que todavía circulan por ahí dando explicaciones –Mariano Rajoy, el exministro Zoido– no hacen más que desenmascarar lo que de verdad es el partido de hoy, de hace diez años y de sus fundadores. Fueron décadas y, desde luego, ninguna prodigiosa…

¿La década prodigiosa?
Comentarios