martes 23.07.2019

Insultos, mentiras y amnesia

Ya estamos en Carnaval y cada cual es libre de elegir el disfraz que quiera, pero no puede ocultarse en mentiras, con insultos y echarle la culpa amnesia. Y es que además “te conocemos mascarita”. Y vaya si conocemos al campeón de esta competición que embarra la política y empobrece al país. Un retrato del líder del PP se mereció un editorial en “El País” bajo el título de “La mentira no puede ser un mecanismo electoral normalizado” y seguía “el caso más inquietante es el de Pablo Casado que se deja tentar por la falsedad como una herramienta del discurso político” y nos remite a Montaigne que dijo “quien falsea las palabras traiciona la relación pública”.

Pero llueve sobre mojado: desde aquel famoso “todo es mentira menos algunas cosas” hasta no recordar asuntos de vital importancia relacionados con el “procés”. El expresidente dijo varias veces que no se acordaba de fechas, datos, interlocutores. Que se enteraba de las noticias por la prensa (la de papel y las versiones digitales) y confesó que no reunió al Consejo de Seguridad Nacional –se prorrogó por dos veces– y, a pesar de haber dicho públicamente que no se había gastado ni un euro en la jornada electoral, en sede judicial esta vez insinúa lo contrario. Recordemos que, también en sede judicial, un magistrado le dijo que “era poco creíble”.

También se enteró por la prensa la que fue vicepresidenta del Gobierno de Rajoy y añadió que incluso copió alguno de esos titulares para sus declaraciones y discursos.
¿Mentiras, amnesia? La que fue presidenta de la Comunidad de Madrid, olvidando primero dónde dejó la documentación sobre el máster que nunca lo fue, mintió después con documentos falsos que ahora pagará con tres años y tres meses de cárcel por falsedad documental a sabiendas de que no había realizado el trabajo.

¿Amnesia? El PP se esconde cuando le preguntan por la corrupción en Melilla con seis imputados, investigados, que juegan en el mismo equipo que Esperanza Aguirre, que, según la UCO, duplicó los gastos máximos legales de la campaña electoral justificando con facturas falsas más de un millón trescientos mil euros…

La misma UCO revela que Rajoy ganó las elecciones generales de 2011 con pagos ocultos y facturas falsas. No olvidemos que el PP fue ya condenado y que faltan todavía medio ciento de procesos donde significados militantes de ese partido figuran como acusados.

Insultos, mentiras y amnesia
Comentarios