martes 10.12.2019

España es diferente

Leemos que en Ecoslovaquia el poder no lo ejercen los elegidos en las urnas sino aquellos que mueven las cuerdas por detrás.

Leemos que en Ecoslovaquia el poder no lo ejercen los elegidos en las urnas sino aquellos que mueven las cuerdas por detrás. Desde el poder que ejercen esos grupos de presión se nombran a los magistrados, seleccionan a las fuerzas de seguridad y se asesinan a los periodistas que investigaban en las cloacas del Estado (publicado por “El País”).  Tranquilos. Esto aquí no pasa: España es diferente. Ya lo decía Fraga cuando muchos mirábamos con envidia a la Europa democrática.
Te cuentan ¡imagínenlo! que hay un país –famoso por aquello de llevar de acá para allá la espada y la cruz– done el partido que ocupa el gobierno tiene que acudir un día sí y otro también a declarar en los juzgados por su presunta participación en asuntos que cheiran que feden. Por casos de corrupción, exactamente. El presidente de ese país, que tuvo que declarar en sede judicial fue despedido por el tribunal con “usted no es creíble”. Y lo peor es que hay cincuenta y tantos juicios más a la espera de sus resoluciones, que unir a estas otras demoledoras: una caja B en el partido gobernante, durante años y años, de ahí la financiación irregular de ese partido acusado como partícipe a título lucrativo.
Además en ese país se condecora a policías procedentes de la dictadura, se monta una policía política –como en los mejores tiempos de Beria– que remueve las cloacas para evitar las pruebas condenatorias que acosan al partido que gobierna y, de paso, a desprestigiar a sus rivales políticos con pruebas amañadas. Cierra el círculo una serie de juglares y bufones que siempre hay alrededor del poder y se compran o alquilan periódicos y periodistas que forman la otra pata de esta turbia operación que busca, echando tierra sobre la mierda, perpetuar a los inventores de la estrategia seguir gobernando.
Si bucean en los currículos de esa pandilla le pondrán nombres y apellidos a toda la  banda. Pero, claro, todo es falso, a nadie le consta, etc., y queda en una maniobra de los rojos para desprestigiar a un país donde pueda volver a reír la primavera.
Estarán enterados de que desde Rusia atacaron los ordenadores del Ministerio de Defensa para conseguir nuestros preciados secretos que hacen a España diferente. Una conspiración cósmica que ya denunció el franquismo con aquello de “si ellos tienen ONU nosotros tenemos dos” (y ustedes entienden)
A esa España diferente nos quieren llevar franquistas y fraguistas.   

España es diferente
Comentarios