• Viernes, 19 de Octubre de 2018

La charca sigue llenándose

El juez condena a 18 políticos y empresarios de la rama Gürtel

El juez condena a 18 políticos y empresarios de la rama Gürtel valenciana y sentencia que “el PP financió dos campañas en Valencia de forma delictiva”. En el mismo auto se añade que “no están todos los que son”, en clara referencia al expresidente Camps, que en los próximos meses se enfrentará a otras dos causas. De nuevo otro varapalo al PP que deja sin argumentos a don Alberto, que hace unos días en sede parlamentaria negó que su partido tuviera nada que ver con la corrupción. Es curioso esa manifestación en un licenciado en Derecho si tiene la sentencia a mano… aunque sean más de mil setecientas páginas. Llega con solo leer el párrafo final
También se le acaban las excusa al ex que, mira por donde, fue protagonista en esas dos campañas donde su partido, que él presidía, fue dopado a las elecciones. Pero hay más charcos: ahí tienen a la vieja Europa mirando para otro lado mientras España, desde su Gobierno hasta otras instituciones autonómicas pasando por muchos particulares, se ofrece para acoger a los rescatados por el “Aquarius”. Ya nos advertía hace días Manuel Rivas de que “la esperanza, la solidaridad, parecía haber desertado de Europa, pues el único gran proyecto en los nuevos presupuestos era incrementar en diez mil efectivos la policía de fronteras mientras se reduce la inversión en cohesión social”.
Y ahí tenemos, en otro charco, a Trump, que “dispara” cada vez más tonterías, bravuconadas, que merecen un severo rapapolvo de la sociedad internacional, más preocupada por el “money” que por la dignidad de sus conciudadanos. Ahora te cuentan que el PP Europeo que en Austria gobierna con la extrema-derecha y en Hungría con ultranacionalistas, quiere “refundarse” pues aunque mantiene la presidencia en la Comisión Europea, Consejo Europeo y Parlamento, ha perdido fuerza en los principales países europeos –el ejemplo más reciente  España, donde salió del gobierno por una moción de censura lo que ha movilizado a sus líderes, que acusan a los partidos emergentes y a las opciones más radicales se llevan parte de su electorado. 
De todo esto, dicen los politólogos, puede “sacar” renta España y apuntan como dato la simpatía con la que fue recibido el presidente Sánchez en las instituciones y en los más importantes  medios informativos que crean opinión en Europa. 
Aquí el PP intenta la refundación o al menos alejarse de “la vieja guardia”, buscando en su fondo de armario. El problema es si sigue llenándose la charca.