jueves 02.07.2020

Realidad social

Nunca podemos cansarnos de plasmar la realidad en los diferentes medios de comunicación al objeto de que nuestros responsables políticos y gobernantes se enteren de lo que pasa fuera de sus despachos oficiales. Lo que ocurre, para muchas familias, es algo vergonzoso, inhumano, injusto y que viola claramente los más elementales Derechos Humanos. 

Mujeres, con hijos menores, víctimas de violencia de género, con la presentación de la denuncia judicial correspondiente. Un año después, sin medidas cautelares ni órdenes de protección, siguen esperando las resoluciones judiciales y mientras tanto malviviendo sin apenas recursos económicos, con temor a las represalias, insultos y amenazas de su agresor y, en ocasiones, de otros miembros de la familia. 

Otras familias malviviendo en infraviviendas y en caravanas e incluso en vehículos particulares, porque carecen de una vivienda digna ó bien han tenido que dejar su vivienda habitual, de manera voluntaria y por vergüenza, por impagos de alquiler. En la mayoría de los casos se encuentran con fuertes depresiones y siguen malviviendo en esas condiciones al no ser conscientes de la situación que ahora les ha tocado vivir y sin que las propias administraciones locales y autonómicas ni tan siquiera sean conocedoras de esas realidades. 

Jóvenes, menores de 30 años, que han terminado sus estudios universitarios, sus cursos superiores o de grado medio y se encuentran sin trabajo o con un poco de suerte con trabajos a tiempo parcial y precarios. Sin posibilidad de pensar en el futuro, teniendo que estar en casa de sus padres por la imposibilidad de emanciparse. Estas son unas pocas realidades a las que son totalmente ajenos nuestros gobernantes.

Comentarios