viernes 13.12.2019

La política

La política interesa poco o nada a una gran parte de la ciudadanía.

La política interesa poco o nada a una gran parte de la ciudadanía. Según las encuestas, hay un escaso interés por la política y sigue movilizando a los militantes y simpatizantes de cada una de las formaciones políticas, mientras el resto de ciudadanos se quejan de la crispación y la falta de realidades. 
Algunos autores siguen calificando la cultura política, en nuestro país, como una “cultura de súbditos”, donde los ciudadanos se someten al poder del Estado del que dependen pasivamente. Otros, como Jorge Vestrynge, señalan que la “política no siempre corrompe, pero sí crea muchos gilipollas”.
Otros ciudadanos y observadores de la actualidad lamentan que la política no se plasme en permitir a los ciudadanos vivir una vida digna así como en la defensa del bien común y, en cambio, en demasiadas ocasiones se vea reducida a la gestión de meros intereses privados a favor de determinados grupos o colectivos. 
En estas últimas semanas se abrió la veda de la precampaña electoral y observamos cómo para algunas formaciones políticas el único problema que tenemos los españoles es Cataluña y los independentistas catalanes porque amenazan la democracia. Los problemas reales no interesan: el desempleo, la pobreza infantil, la desigualdad social, la dependencia, la educación, la vivienda, la sanidad, la emigración de nuestros jóvenes, el cambio climático, la violencia machista, la precariedad laboral, etc. . 
Muchos ciudadanos seguimos percibiendo que tras más de 40 años de régimen democrático y de libertades siguen funcionando el caciquismo, la corrupción, las puertas giratorias, las suntuosas pensiones vitalicias para muchos “servidores públicos”, el uso de información privilegiada para fines y lucro personales, el aumento de la desigualdad social, los recortes en servicios básicos y un largo etcétera de injusticias e ilegalidades que nos obligan a tener que ser algo más que observadores de la realidad y tomar parte del activismo social si queremos que las cosas mejoren y que el bienestar no sea patrimonio exclusivo de unos pocos privilegiados. 

La política
Comentarios