martes 22/9/20

Un nacho impresentable

ara ser presidente, Sánchez cree razonable que Podemos le apoye gratis, y el Partido Popular y Ciudadanos se abstengan. Y a estos dos les parece razonable mandar a Sánchez a tomar por saco. Sánchez ve razonable que Podemos no obtenga ministerios para que no le controlen, y veta a Pablo Iglesias como posible vicepresidente. Por todo ello, Podemos también debería mandarle a tomar por saco. La cosa está clara: Sánchez quiere ser investido a todo trapo, y gobernar solito hasta en minoría, antes que pactar con Iglesias y Podemos; no darle protagonismo de gobierno social justo,  echarles encima a la opinión pública  como culpables de intransigencia política y ansias de poder, y socavar su presencia electoral como único partido de izquierda. Sánchez jamás quiso nada con Iglesias, y eso de que Podemos era su “socio preferente” siempre fue una puta patraña. En caso de elecciones anticipadas, Sánchez echará la culpa y a los perros a Podemos, porque teme a la auténtica izquierda. Pero la culpa será suya.
 

Comentarios