Garrote vil

Que bonita y práctica era la profesión de verdugo. Traían un criminal y, como los fotógrafos antiguos –quieto y mira al pajarito–  ¡Zas! En un pis-pas: reinsertado.

Que bonita y práctica era la profesión de verdugo. Traían un criminal y, como los fotógrafos antiguos –quieto y mira al pajarito–  ¡Zas! En un pis-pas: reinsertado. Bueno; insertado, pero no volvía a delinquir. Una tradición, como el Toro de la Vega, perdida por mor de la civilización. ¡Qué le vamos a hacer! Ley de Prisión Permanente Revisable: PSOE, Podemos, IU y C’s, se la cogen con papel de fumar, y están en contra con juristas de pro. Dos millones de españoles firman a favor de ella, como otros dos de catalanes están a favor de la independencia. Pero son cosas distintas, claro. Pregunto: ¿Hay que proteger a los criminales, de la sociedad, o a la sociedad de los criminales? Si son políticos corruptos, en cárceles de puta madre se reinsertan “a pijo sacao” pensado en la pasta que les espera fuera. Pero los hay peores. Como, también, quienes confunden el culo con las témporas, la velocidad con el tocino, y la gimnasia con la magnesia.