Cofradía infernal

Abandonados los casos Púnica y Lezo, el juez Eloy

Abandonados los casos Púnica y Lezo, el juez Eloy Velasco adujo como causa que “Así no puedo hacer bien mi trabajo”. Su sustituto en la Audiencia, Manuel García Castellón, solicitó recién incorporado un juez de refuerzo para que no colapse su juzgado, y más ayuda de quienes investigan estos casos de corrupción del Partido Popular. Las ayudas deberán facilitárselas los Ministerios de Justicia  e Interior. Tengo la sensación que estas peticiones son como pedirle a un delincuente que colabore con la justicia y declare contra si mismo, cuando sabe que, si cierra el pico y aunque sea condenado, le queda el recurso de un posible indulto, contemplado en el Ordenamiento Jurídico español como medida de gracia gubernamental, aun sin intercesión de alguna sacra imagen celestial, de las abundantes y pías cofradías de Semana Santa. Dicen que hay que tener amigos hasta en el infierno; y si Belcebú no te ayuda, prueba a afiliarte al Partido Popular.