• Lunes, 24 de Septiembre de 2018

Pluralismo y diálogo

El pluralismo auténtico se traduce en diálogo.

El pluralismo auténtico se traduce en diálogo. Cuando existe diversidad social, pero no hay diálogo, propiamente no deberíamos hablar de pluralismo sino de sectarismo, todavía frecuente por estos lares en los que se resucita la división maniquea del cuerpo social. Pues bien, sobre el supuesto de un pluralismo auténtico se establece el diálogo, ese lugar en el que se ponen en juego todas las condiciones que caracterizan una vida plenamente democrática: moderación, respeto mutuo, conciencia de la propia limitación, atención a la realidad y a las opiniones ajenas, actitud de escucha, etc. La disposición al diálogo no debe ser sólo una actitud, sino que el diálogo, como actitud socialmente generalizada, debe ser un objetivo político de primer orden. Una sociedad democrática no es tanto una sociedad que vota, ni una sociedad partidista, con ser estos elementos factores vertebradores fundamentales en una democracia. Una sociedad democrática es ante todo una sociedad en la que se habla abiertamente.