Sábado 17.11.2018

Suciedad y abandono

La Coruña, pese a lo que insinúe su alcalde, está que da pena,

La Coruña, pese a lo que insinúe su alcalde, está que da pena, así la ve él que se fija en como están nuestras calles, plazas y jardines y así lo testifican los vecinos y moradores de esta ciudad, pero ahora resulta que los que nos visitan también se quejan de los mismo “Qué sucia está la ciudad”. Mientras esto es una realidad palpable, el Alcalde Xullo Ferreiro, opina todo lo contrario y califica de mito el abandono de La Coruña por el que protesta el vecindario, esto es parecido al conductor que va por el carril contrario y dice; “que mal circulan los demás”.
La limpieza y el mantenimiento del espacio público no son interpretaciones interesadas, ni son ensoñaciones virtuales, es la palpable realidad en la que se mueven sus moradores y así lo atestiguan con su hacer diario, en que la alcaldía mira para otro lado, teniendo la razón su señoría y obviando a los ciudadanos, los cuales no padecen ambliopía, es como si nuestro alcalde estuviese ambulativo, por eso no ve la ciudad real como está, sino que lo hace de forma virtual. Las críticas están más que justificadas, pese a la advocación de la negación constante que tienen desde el palacio a ignorar la realidad más palpable que se ve, se toca y se huele.
De modo que la frase más común que se oye en todos los rincones coruñeses, no solo en el centro de la ciudad que da pena como está al verla, sino como están los barrios, que no hay por donde cogerlos de lo abandonados y sucios que están, así que es habitual escuchar esta frase que va camino de convertirse al igual que se convirtió “La Ciudad de Cristal” ó “La Coruña, ciudad en la que nadie es forastero”. Hay que añadir “Nunca, La Coruña estuvo tan sucia y descuidada como lo está ahora”. Es un comentario que empieza a circular por la ciudad y se repite en la calle, en personas de todas las edades, no en un colectivo concreto, de este modo la tesis de Ferreiro. Sé, cae por su propia gravedad.
De poco o de nada valen los comentarios venidos de palacio, si no van en la línea que desean sus ciudadanos y la marea está empeñada en llevar la contraria a sus vecinos en todos los sentidos, lo grave de todo es que ahora no es posible tal acervo, debido a que la gente ve y compara con otros lugares que visita y se da cuenta en donde vive y como lo hace, en penosas condiciones de higiene pública, calles sucias que nadie comprende como están así, falta de limpieza y baldeo en todas plazas, jardines y barrios, el centro de la ciudad está ostensiblemente abandonado, pero los barrios es todavía peor de cómo están, sucios, llenos de pintadas y un caos añadido por la circulación, contenedores a rebosar, malos olores por su falta de limpieza y un largo etc.
Es hora de poner nombre a las cosas y trabajar en serio por la ciudadanía, van tres años fuera de legislatura municipal y nunca esta ciudad tuvo tanto abandono como lo tiene hoy en día, la alcaldía debería involucrarse más en remediar los malos olores y suciedades que tiene y padece la sociedad coruñesa, no es un ruego, es una obligación de esa alcaldía, el acudir a dar respuesta a lo que funciona mal ó muy mal y no tergiversar la realidad vistiéndola de esplendor

Suciedad y abandono
Comentarios