• Lunes, 24 de Septiembre de 2018

No es posible entenderse

Sin lugar a dudas, el entendimiento entre los socialistas y los mareantes

Sin lugar a dudas, el entendimiento entre los socialistas y los mareantes está que muy difícil, es más, no hay posibilidad alguna de poder llegar a entenderse, ambas son corrientes opuestas en el pensamiento ideológico, el populismo, nada tiene que ver con el ideario socialista, ni con su raíz histórica del socialismo, son dos vértices contrapuestas y por tanto es complicado que ambos puedan llegar a algún entendimiento. Todo este barruntamiento tiene su origen en la pretensión de Pedro Sánchez de hacerse presidente del Gobierno a toda costa y plasmó por su cuenta y riesgo, sin valorar sus consecuencias, el dar un cheque en blanco a la Marea, en el momento de la constitución de los Ayuntamientos y esto le pasó factura en las últimas elecciones autonómicas y menos mal que imperó el sentido común en el partido, porque de ir a unas terceras generales, sería el principio del fin de los socialistas.
La pretensión de los satélites de Podemos, como puede ser la Marea, es hacer un fagocito al socialismo, en una palabra comérselo igual que si fuese un sándwich, para convertirse de este modo en la segunda fuerza política y ser la que dirija la oposición, este fue el fallo que tuvo Pedro Sánchez, al picar y caer a su vez en la trampa urdida contra los socialistas. El partido fundado hace más de 140 años por el ferrolano Pablo Iglesias, es la historia viva de este país, pero el nuevo Frente Popular de la izquierda más radical, pretendía acabar con la hegemonía del socialismo y a estas alturas se ve una división interna muy importante en dicho partido, que tendrá mucho trabajo el futuro secretario general para poner orden en esa casa, para obtener resultados apreciables de cara a las elecciones futuras.
Después de todo lo dicho, los mareantes municipales de A Coruña, se ven muy cómodos en la postura que se encuentran, nadando en aguas poco profundas y haciendo lo mejor que saben, sortear los obstáculos pero sin saltarlos. No hay forma posible de que los socialistas puedan entrar en un gobierno municipal con la Marea, estos no están por esa labor y a los socialistas tampoco les conviene, porque sufrirían un gran desgaste, que a la postre sería inútil, porque acabarían perdiendo todavía más votos en los siguientes comicios, el partido, tiene que ser él mismo y buscar su perdida identidad. La única opción que tienen los socialistas de alcanzar algo en la Alcaldía, es promover una moción de censura y apartar a la Marea del Ayuntamiento. Cosa nada improbable en caso de que un nuevo secretario general se ponga manos a la obra, para recuperar la imagen dañada de Pedro Sánchez al centenario partido socialista. No habrá otro modo y hay que tener en cuenta que el propio Sánchez contaba con que le apoyase Podemos para alcanzar ser presidente, pero se ve, que Pablo Manuel Iglesias, no estaba en esa labor en las primeras elecciones, como tampoco lo estaba en las siguientes, su idea era absorber al PSOE, igual que hizo con Izquierda Unida, grave error de Garzón.