• Lunes, 24 de Septiembre de 2018

Los enredos de la Marea

No hay forma de que la Marea entienda que el ambulatorio

No hay forma de que la Marea entienda que el ambulatorio de Santa Lucía, tiene y debe quedar en el populoso barrio. De hecho Sanidade descarta la parcela alternativa de La Falperra para ubicar allí el centro de salud, al no cumplir los requisitos necesarios para hacerse en el lugar. La cerrazón municipal a cumplir el convenio que existía hace que quede en el aire el equipamiento sanitario de Santa Lucía.
La Marea, por su parte, carece de iniciativa alguna y dejará pasar la última oportunidad que le queda para solucionar un tema pendiente desde hace cuatro años. Con unas elecciones a la vuelta de la esquina, le hará perder junto, con los muchos asuntos pendientes que se le acumulan y para los que no halla solución, la Alcaldía lograda con el apoyo de los socialistas. Pero también perjudicarán a estos en los comicios. La Marea no es capaz de sostener su ascenso en el mandato que ahora está en su fase final. No tiene nada que ofrecer al electorado, que está cansado de tanta falacia y promesa baldía. Ya basta de tanto esperar; den solución a un problema enquistado por la inacción, por no hacer, ni dejar hacer.
El equipamiento estaba escrito para hacer este centro de salud en el mercado de Santa Lucía y el Ayuntamiento lleva tres años dándole vueltas y como, en otros muchos proyectos, no se hará nada en esta legislatura. Cuatro años perdidos inútilmente, en una ciudad que necesita de todo y en la que cada vez son más los servicios que precisa la población, pero la Marea no entiende los problemas de los ciudadanos. Está en otra onda y no sabe conciliar las necesidades que afectan a los moradores de esta localidad. Ver para creer. Inaudito que a estas alturas, una formación política gobernante, apoyada por los socialistas, en una gran ciudad no sepa lo que precisa para que esta funcione y no estén todos los vecinos con los dientes largos al no entender lo que acontece en palacio, ni los motivos que se tienen para que La Coruña esté tan dejada en todos sus aspectos.
Según su tesis, la Marea hará la reforma del mercado de Santa Lucía, pero sin el centro de salud. Dudo que se haga en lo que queda de mandato, con lo que el gobierno municipal salido de las urnas será el que afronte la solución. Tan solo un enredo en la postura de dejar al barrio sin una mejora que había conseguido, teniendo la responsabilidad de haber cumplido con el compromiso adquirido de el anterior alcalde. Ahora, como de costumbre, la Marea hace un anuncio que sabe que tampoco va a cumplir, ni tiene ánimos, ni le queda tiempo material para hacer nada de lo que dice y además tampoco los ciudadanos se lo creen. Han sido muchas veces las de los dichos por decir, pero ya se acabó la ruleta de predicar y no dar trigo. La Marea vive los últimos estertores a la espera de los resultados de la próxima primavera. Ahí está el ser o no ser.