• Sábado, 22 de Septiembre de 2018

Desavenencias políticas

Las relaciones entre PSOE y la Marea son cada vez más complicadas,

Las relaciones entre PSOE y la Marea son cada vez más complicadas, pero parece que uno no pueden vivir sin el otro y lo demuestran con frecuencia en los medios de comunicación y en sus desencuentros políticos en cada sesión del gobierno municipal. No es algo nuevo, sino que se viene sucediendo desde que se conocieron hace ya dos largos años. En ese tiempo la relación se tornó difícil, pero estas desavenencias son muy interesantes para el observador que comprende la política de una forma diferente a como la interpretan estos actores de conveniencia.
En algunos casos el alcalde Ferreiro lanza sus dardos señalando a la oposición, en concreto al PSOE, de tener secuestrado el presupuesto municipal y la ciudad pidiendo un rescate de diez millones, ¿A qué se refiere Si las inversiones están bajo mínimos y nadie alza la voz, sobre todo su compañero de viaje el Partido Socialista? Para la alcaldía todo son obstáculos y se siente víctima de la oposición, que se pone en su contra; es el trabajo de la oposición; no esperará que apruebe todo lo que desea la Marea, es absurdo pensarlo.
Lo curioso es que Ferreiro llegó a de mayo sin tener aprobadas las cuentas por segundo año y contaba con la aprobación en solitario, pese a no tener apoyos y gobernar en minoría. Pero la Marea hará de esta indiferencia una jugada maestra al PSOE. Al que le brinda que de nuevo se convierta en su mejor aliado y los socialistas, que no saben a lo que andan, caen en la trampa a plena luz del día. Para que dicho acercamiento se pueda traducir en cuestiones concretas dando respaldo a los presupuestos y a las negociaciones sobre el área metropolitana. Al llegar al pleno del 8 de mayo, la trampa ya estaba cerrada con el león en la jaula.
El pleno aprueba el presupuesto con inclusión de las alegaciones, votando solo a favor de las cuentas el PSOE. Las demás formaciones se abstuvieron, (incluida la Marea), lo que provoca el enfado socialista por un desencuentro anunciado. Las desavenencias ya vienen desde entonces y el PSOE no ha aprendido nada en todo este tiempo. ¿Qué más tiene que pasar para aprender la lección de la Marea?
No puede hacer valer ignorancia el PSOE de que la Marea lo haya engañado, ni puede discutir por que la otra parte no respetó el acuerdo al que habían llegado, ni tampoco el proclamar que el comportamiento de la Marea ponga en peligro futuros acuerdos, porque seguirán en la misma tesitura de estar en un círculo de marear la desavenencia entre ambas formaciones. Esto perjudica más al grupo socialista que a la propia Marea, la cual ya no goza de la simpatía que en un principio tuvo; ahora le queda recoger velas y pasar el temporal que se le avecina en las próximas elecciones. Pero el PSOE tendrá que cambiar después de este fiasco a toda la lista municipal, si quiere permanecer en el Ayuntamiento. De lo contrario puede despedirse de los asientos que ocupan los actuales concejales, porque han quedado ante la sociedad en el más horrendo ridículo en el último pleno de la aprobación presupuestaria.