viernes 22/1/21

EL ANIVERSARIO DEL “PRESTIGE”

Me viene a la memoria la catástrofe ambiental sufrida

Me viene a la memoria la catástrofe ambiental sufrida una vez más por esta bendita tierra de Galicia, a día de hoy, las cosas poco más o menos permanecen igual que antes, salvo la construcción del Puerto Exterior de La Coruña.
Esto ocurrió el 13 de noviembre de 2002, a las 13.15 hora local, cuando el Centro de Coordinación de Salvamento recibe una llamada de socorro procedente del buque-tanque “Prestige”, de 243,5 metros de eslora, abanderado en Bahamas y con algo más de 77.000 toneladas de fuel-oil pesado del tipo M-100, procedente de Ventspils (Letonia) cuyo destino era Gibraltar, al cual nunca llegó; su tripulación estaba compuesta de 27 marineros y oficiales.
Las autoridades españolas en ese momento barajan diversas opciones, entre las cuales está el alejamiento del barco de las costas gallegas, quizás de todas ésta era la peor, pero se eligió por motivos políticos y no de seguridad en la mar, ya que se habló de su entrada en el puerto de La Coruña, por el ser el más cercano, también en la ría del Ferrol, cuyo lugar podía ser la amplia bahía de Mugardos, o desviarlo a Vigo, y finalmente se estudió el que fuera enviado a la ría de Corcubión, travesía ésta, no exenta de graves peligros.
Al no ser posible llegar a un acuerdo para poder alojar el buque en alguno de los puntos señalados, no queda más alternativa que proceder al alejamiento del barco de las costas gallegas. El 16 de dicho mes y con vientos de componente norte llega a las playas gallegas la primera oleada de la marea negra, unas 6.000 toneladas contaminan ya 190 kilómetros de costa y el día 19 a las 08.00 horas, la estructura del tanque se pliega sobre la cubierta y se parte en dos, cuando se hallaba a 132 millas al W-SW de la costa de Finisterre, hundiéndose la popa a las 11.45 horas y la proa lo hará a las 16.18 horas, ambos pecios se hunden el primero a 3.830 metros de profundidad y el segundo a 3.565 metros, cuyos restos quedan descansando en el lecho marino con unas 20.000 o 30.000 toneladas en sus tanques. Invadiendo de forma masiva las costas de la cornisa gallega de una densa marea negra, que posteriormente alcanzan a la cántabra, llegando sus restos a las playas francesas.
Apenas hace unos meses se dio carpetazo al juicio que supuso miles de folios y con escaso resultado para los culpables de este desaguisado ambiental. Comentando con Carlos Marcos, de Unión Coruñesa, este trágico episodio, muestra su pesar y desaliento por lo que pueda suceder en el futuro, “ya que se está casi como entonces en los recursos de lucha contra la marea negra en caso de un nuevo naufragio, salvo que se use el Puerto Exterior para cobijarlo”

Comentarios