sábado 07.12.2019

Tezanizarse

ezanizarse: a). Dícese del que es abducido por las encuestas del CIS de la época de Tezanos. b). Acción o efecto que provoca en un ciudadano normal la lectura de las encuestas del CIS, especialmente si uno se cree que los pronósticos se van a convertir en realidad. c). Sentimiento de impotencia ante el uso de los medios públicos para fines de partido. d). También, (des)tezanizarse, acción curativa para poder mirar las encuestas del CIS con ojos normales y, si es posible, críticos. e). estar tezanizado(a), situación en la que ya es irreversible una mirada imparcial sobre los resultados de las encuestas del CIS, independientemente de que el afectado sea hombre o mujer. No hay tratamiento mientras Tezanos siga al frente del CIS. Dícese también de las encuestas del CIS desde que Tezanos llegó al CIS. f). Tezanización. Uso espurio de la maquinaria del CIS, cambiando los sistemas de interpretación llevando la “cocina” al mismísimo Palacio de La Moncloa. g). Destezanización. Período venturoso que llegará algún día, esperemos, y que será recibido con grandes manifestaciones de júbilo por los sociólogos serios, que son la mayoría.
Sobre la sociología, las encuestas y las estadísticas se ha escrito mucho. Pitigrilli, que no tuvo la fortuna de conocer a Tezanos, decía que “la estadística es una ciencia según la cual todas las mentiras se tornan cuadros” y Edmon Goncourt que “la estadística es la primera de las ciencias inexactas”. Se demostró en las pasadas elecciones andaluzas y todo va camino de repetirse en las generales. No digo ya lo que puede pasar cuando el CIS haga una conjunta sobre las autonómicas, municipales y europeas. Puede ser espectacular. Y aunque haya un ochenta por ciento de indecisos, Tezanos sentará cátedra, incluso con “horquillas” de entre treinta y cuarenta escaños, que no hay que ponerle límites a él y a su CIS.
Yo le tengo mucho respeto a los sociólogos serios porque no es solo que su ciencia sea inexacta porque en esto juegan con intenciones y no tanto con resultados, es que a los que nos preguntan mentimos. Entre el voto oculto, el voto mentiroso, el voto indeciso y la dificultad de encontrar un partido al que poder dar nuestro apoyo con una mínima seguridad de que va a cumplir lo que ha prometido, hacer una encuesta es más difícil que formar un Gobierno de izquierdas. Porque esa es otra. Ahora resulta que frente a las “tres derechas”, las fuerzas progresistas y de izquierda de toda la vida, además del PSOE y de Podemos, son el PNV y los rescoldos de Convergencia. ¡Manda carallo!
Hay expertos que creen que Tezanos acaba de aterrizar procedente de Marte y no solo no sabe dónde están algunas provincias españolas, sino que no sabe dónde está España. Y otros opinan que aunque sea verdad que va a ganar Sánchez, hacer encuestas a medida, no siempre es la opción profesional más seria. Tezanos, el maestro de la cocina sociológica deconstruida, nos va a seguir dando tardes de gloria. Seguro.  

Tezanizarse
Comentarios