viernes 7/8/20

Cataluña

Con la sentencia del Procés han aflorado por lo menos cuatro evidencias. La primera es que las declaraciones de Pablo Iglesias y de Ada Colau dan argumentos a Pedro Sánchez, y confirman que sus temores a incluir a Podemos en el gobierno estaban justificados. 

La segunda es que era inviable apoyarse en los nacionalistas catalanes para el trabajo parlamentario y para aprobar unos presupuestos, salvo que se quiera pagar el peaje de decretar una amnistía y pactar un referéndum de autodeterminación. 

La tercera es el discurso de la Generalitat, que sabe que alentando las movilizaciones en un clima emocional tan intenso, no necesita pedir que sean violentas para que dejen de ser pacíficas. 

La cuarta es que resultará muy difícil encontrar a un político catalán con suficiente ascendencia entre los independentistas, que se atreva a decirles que han perdido, y que es mejor retirarse a los cuarteles de invierno hasta nueva orden. 

Comentarios